Imprimir E-mail
Domingo, 26 de Junio de 2011 11:42

Atrás

 

Las tres hormigas

 

De vez en cuando paro para comentar algo o para preguntarles cómo creen que seguirá la historia.

Una mañana iba la hormiga Pequeña con un camino cuando se encontró una miga de pan.

-¡Qué bien! - pensó.

Me la llevaré al nido para comer pan este invierno.

Cuando ya la tenía cogida, oyó que alguien le gritaba.

- ¡Deja ese pan que es mío! ¡Yo lo he visto primero!

Era una hormiga de otro hormiguero que también agarró el pan y comenzó a estirar en la otra dirección.

Una estiraba hacia aquí, la otra hacia allá, y, claro está, el pan ni se movía.

Por fin dejaron el pan y comenzaron a darse bofetadas.

-¡Es mío!

- ¡No, es mío!

Y no paraban de pelearse.

Cuando ya se habían repartido unas cuantas bofetadas, llegó una tercera hormiga, vio la miga de pan y quiso cogerla.

Pero las otras dos la vieron y le dijeron:

-¡Alto ahí! Deja ese pan que es nuestro - dijo una.

- Eso es, y si quieres pan, tendrás que pelearte con nosotras -dijo otra.

-¿Pelearme yo? - exclamó la tercera hormiga.

No tengo ningunas ganas de pelearme. Yo lo único que quiero es comer. ¿Por qué no os partimos el pan entre las tres?

-¿Partimos el pan? Pero si era para mí sola, -dijo la primer hormiga.

-No es verdad, era para mí -dijo la segunda hormiga.

- ¿Lo veis? Así no habrá forma de entenderse - exclamó la tercera hormiga.

Más vale que nos lo partamos ahora que sólo somos tres y no que esperamos a que venga otra hormiga.

-Mira, en eso tienes razón - dijeron las dos primeras de acuerdo.

Así que se partieron el pan y sacaron un poco de queso que llevaban y hasta un porrón de vino.

Y suerte que decidieron comérselo, si no, a estas horas todavía estarían discutiendo.

 

 

 
AMESA - Associacio Ment Sana Alcasser (Valencia)