Imprimir E-mail
Lunes, 04 de Julio de 2011 07:23

Atrás

 

El Apego

 

APEGO: Principal causa que impide nuestro crecimiento espiritual...

 

Se cuenta que en el siglo pasado, un turista americano fue a la ciudad de El Cairo, Egipto, con la finalidad de visitar a un famoso sabio. El turista se sorprendió al ver que el sabio vivía en un cuartito muy simple y lleno de libros. Las únicas piezas de mobiliario eran una cama, una mesa y un banco.

- ¿Dónde están sus muebles? preguntó el turista.

Y el sabio, rápidamente, también preguntó:

- ¿Y dónde están los suyos...?

- ¿Los míos?, se sorprendió el turista. ¡Pero si yo estoy aquí solamente de paso!

- Yo también. Concluyó el sabio.

Efectivamente, la vida en la Tierra es solamente temporal... sin embargo, algunos viven como si fueran a quedarse aquí eternamente y se olvidan de ser felices. Olvidan que el valor de las cosas no está en el tiempo que duran... sino en la intensidad con que suceden. Por eso existen momentos inolvidables... cosas inexplicables y personas incomparables.

Sin duda alguna, el apego es un tema totalmente significativo en todo crecimiento personal por los efectos que origina... sus impedimentos, dependencia y limitación.

¿De donde llega el apego?... pues bien... surge de una mentira que llega desde la cultura, la sociedad o desde nosotros mismos... de nuestra propia programación, consecuencia de todo cuanto recibimos desde nuestra infancia. No obstante, siempre tenemos la opción de elegir y pese a esa programación, podemos re-aprender y liberarnos del apego.

Simplemente observemos: miles de personas viven sin eso que se supone da la felicidad... y si revisamos nuestro pasado, seguramente encontraremos algo que en un momento dado supusimos era insustituible y que el tiempo, demostró que no era así. Hoy ya ni lo recordamos. El cambio se produce únicamente cuando unimos el conocimiento a la comprensión... pues son las columnas del la sabiduría.

Eliminar el sufrimiento que produce del apego nos permite vivir una vida equilibrada. Quien diga que vive en paz y armonía... sin haberse liberado del apego se está auto-engañando. Porque es elemental comprender que sólo nosotros podemos hacernos felices... no es que algo o alguien llega y nos da la felicidad, somos nosotros quienes decidimos ser felices.

Sí, el crecimiento espiritual sucede cuando confiamos en nuestro propio poder... cuando nos liberarnos de la programación que nos ha dado la educación, la cultura, las religiones, la sociedad e incluso, nuestros propios temores. Cuando somos capaces de amar incondicionalmente. Cuando transformamos nuestra mente. Cuando nos encontramos a nosotros mismos, con nuestra esencia; cuando pensamos y decidimos por nosotros mismos, porque el camino espiritual es individual, nadie más puede andarlo por nosotros… sólo pueden acompañarnos en el viaje.

 

Leer Cuento: Los Apegos Duelen

 

 

 
AMESA - Associacio Ment Sana Alcasser (Valencia)