Imprimir E-mail
Domingo, 31 de Julio de 2011 12:27

Atrás

 

Vacaciones

 

Cariño y tolerancia, todo lo que hace falta.

El veraneo en familia puede ser un plan idílico pero también una fuente de conflictos. Qué conviene tener en cuenta para evitarlo.

 

VACACIONES.......

 

Cuando llegan las vacaciones, todos queremos disfrutar a pleno y dejar atrás las tensiones cotidianas. Según sus preferencias y posibilidades, las familias parten rumbo al destino elegido, con una sola consigna: ¡DIVERTIRSE Y PASARLO BIEN!

Algunos eligen la montaña, mientras que otros no cambiarían la playa por nada del mundo. Sin embargo, en el verano no siempre sale el sol y las vacaciones pueden llegar a convertirse en una seguidilla de cortocircuitos y desencuentros familiares que malogran el tan anhelado descanso ¿Cuáles son las razones por las que esto nos pasa y qué podemos hacer para cambiar la tendencia?

Del concepto que tengamos de nuestras vacaciones depende mucho cómo las vivamos. ¿La formula? Tener paciencia y no perder el humor.

 

Algunas claves para disfrutar de las vacaciones


-Lo mejor para lograr unas buenas vacaciones se traduce en tres palabras: relajación, paciencia y tolerancia.

-Muchas veces es bueno conformar a los hijos llevando a algún amigo con ellos. Si se tiene más de dos hijos lo ideal es dividir los días para cada amigo.

-No idealizar las vacaciones. En la convivencia pueden surgir problemas al igual que el resto del año.

-No creer que en el veraneo en familia todo se comparte. Crear los propios espacios y respetar los de los demás. Si se tienen hijos adolescentes, asumir que ellos prefieren estar con sus amigos antes que con sus padres.

-Otra premisa importante es repartir tareas. Todos tienen derecho a tomarse vacaciones, y por eso cada uno debe hacer de todo e ir variando día a día este reparto de actividades.

- Si los desencuentros en la pareja son más que las coincidencias, esto puede afectar el vínculo en el plano afectivo y sexual. Es aconsejable aprovechar este tiempo libre para estar juntos, conversar, divertirse y disfrutar el uno del otro. Cultivar la intimidad. “Para encender la pasión –dice Barraca- es necesario encontrar un espacio, dejar de preocuparse por lo cotidiano y estar dispuestos y receptivos a sentir placer".

-Muchos cargan de enormes expectativas a las vacaciones, suponiendo que harán lo que no hicieron durante todo el año cuando en realidad los que hacen las vacaciones son ellos mismos y no el lugar o el momento en el que se encuentren. Lo mejor es ir sin ideas o expectativas previas.

 

¡¡¡ Feliz verano, Feliz vida !!!

 

 

 
AMESA - Associacio Ment Sana Alcasser (Valencia)