Imprimir E-mail
Domingo, 13 de Marzo de 2011 14:23

Atrás

 

"LA BURBUJA"

Erase una vez una burbuja que deambulaba por el Universo. El mundo aún no era mundo y la humanidad no existía. Con la fuerza de la burbuja se creó el mundo y tanto, tanto se entregó que un día la burbuja estalló en millones y millones de chispitas, y de ahí se creó lo humano y la vida.

Con cada chispita se crearon las plantas, las montañas, los rios, los mares, los animales, ... y los humanos.

Todo seguía su  curso, hasta que un día los humanos entraron en guerra y empezaron a crear sentimientos y pensamientos que los dirigían por caminos equivocados. Y nació la ira, la rabia, el miedo, etc. Y entonces empezaron a enfermar, a sufrir, e incluso a temer el poder morir.

Llegó un tiempo, que la desesperación era tan, tan grande que se paralizaron. Y entonces apareció una de las chispitas que aún recordaban su propia identidad. Esta chispita se llama ESPERANZA, y en ese momento penetó en los corazones de los humanos (que así, lo pedían) y empezó a alumbrarlos. Y empezaron a recordar. Y empezaron a reconocerse. Y se dieron cuenta que se habían separado de esa chispita de la que fueron creados.

Entonces extendieron el mensaje de la chispita ESPERANZA, ya que les devolvió el recuerdo de donde venían. Venían de una burbuja llamada AMOR. Y esa es la autenticidad de cada ser, de cada reino, tanto animal como vegetal.

Que éste cuento sirva para recordar realmente quiénes somos. Y sobre todo, de donde venimos. Y que solo se recuerda cuando la humanidad se ponde al servicio del Universo.

 

 

 
AMESA - Associacio Ment Sana Alcasser (Valencia)