Imprimir E-mail
Domingo, 25 de Septiembre de 2011 17:17

Atrás

 

Un cuento corto especial..."Compañía"

 

Un cuento corto con mucho sentimiento. Breve, pero intenso, este cuento corto nos hace reflexionar sobre lo importante de escuchar y tener una actitud receptiva en nuestra vida. Posiblemente en muchos momentos sentimos que la situación nos supera y deseamos enérgicamente que algo cambie urgentemente para retomar la senda de la normalidad. Nos olvidamos que un problema, también es una oportunidad. Sé que te suena un tanto raro, pero si prestas atención a tu propia historia personal, sería muy raro que después de haber superado un problema importante en tu vida, no hayas sentido un crecimiento personal.

Sin más preámbulos aquí te dejo este breve cuento que busca ser una semilla para que todos empecemos a escucharnos un poco más…

 

"Compañía"


Recibí un llamada telefonía de uno de mis mejores amigos. Me gusto mucho escucharle porque hacía tiempo que no sabía nada de él. Lo primero que me pregunto fue:

- ¿Cómo estás?

Y sin saber porque, le contesté:

- Muy solo.

- ¿Quieres que hablemos?

Le respondí que sí.

- ¿Quieres que vaya a tu casa?

- Sí.

En menos de quince minutos estaba llamando a mi puerta. Hablamos hasta la madrugada de todo: de mi trabajo, de mi familia, de mi novia, de mis deudas… y él me escucho siempre atento. Cuando él observo que ya me sentía mejor me dijo que se iba porque en un rato ya entraba a trabajar. Yo me sorprendí y le dije:

- ¿Porque no me dijiste que tenías que ir a trabajar? Mira la hora que es, no dormiste nada.

Él sonrió y me dijo:

- No hay problema, para eso estamos los amigos.

Me sentí feliz y orgullo de tener un amigo así. Lo acompañe a la puerta y cuando estaba entrando a su coche, le grité:

- Y a todo esto, ¿Por qué llamaste anoche tan tarde?

Él regresó y me dijo en voz baja:

- Es que te quería dar una noticia…

- ¿Qué pasó?

- Fui al doctor y me dijo que estoy muy enfermo.

Yo me quedé mudo. Él sonrió, y me dijo:

- Ya hablaremos de eso. Que tengas un buen día

Se dio la vuelta y se fue. Paso un buen rato hasta que asimilé lo que había pasado, ¿Por que cuando me pregunto cómo estaba me olvide de él y me preocupe solo por mí? ¿Cómo tuvo fuerzas para sonreírme, darme ánimos, estando él en esa situación? Esto es increíble…

Desde aquel día siento que mi vida ha cambiado. Soy menos dramático con mis problemas e intento disfrutar más de las cosas buenas que me da la vida. Ahora aprovecho más el tiempo con la gente que quiero.

 

 

 
AMESA - Associacio Ment Sana Alcasser (Valencia)