Imprimir E-mail
Lunes, 05 de Diciembre de 2011 08:26

Atrás

 

Cuarto Paso (Como Mejorar Tu Paso Interior)

 

Sé que vas comprendiendo que puedes no ser una víctima del destino sino un verdadero gestor de lo que en tu vida ocurra. Pero cada vez que pretendes dar un paso 'liberador' te asaltan las creencias que 'compraste' desde hace años (y que nunca se te dio por analizar si eran ciertas o no): 'nadie me va a ayudar y me las tengo que arreglar sólo', 'esto no es para mí', 'ya estoy viejo', 'uno vale de acuerdo con lo que tiene y no con lo que uno es', 'no tuve las oportunidades que otros tuvieron', ... una sarta de tonterías fáciles de descartar por ser falsas.

Solamente es necesario ponerlas a prueba 'haciendo lo contrario'. Vas a notar que mucha gente te va a ayudar, que todavía eres tan joven como creas serlo, que lo que uno es resulta más valioso que lo que uno tiene, que todo es para ti, que las oportunidades las tuviste sin verlas pero siguen apareciendo a cada paso de tu vida, ... y así con las demás.

Es inevitable tener creencias básicas en nuestra existencia, sólo que hay que elegirlas mejor. Son siempre un motor. Tú decides si este motor te va a llevar hacia adelante, hacia atrás o te va a dejar 'clavado en el tiempo'.

A estas alturas de tu vida, ya sabes del poder de tu mente, de la importancia de tu fe, de que mucha gente ha logrado lo que el resto creía imposible porque ha puesto la energía necesaria, la fuerza requerida, el empuje. Lo sabes todo, pero te animas a demasiado poco con todo eso que sabes. Sigues girando siempre para el mismo lado, el fácil, el conocido, el que poco te ha servido últimamente. Pero las novedades aparecerán si giras hacia el otro lado, el riesgoso, el desconocido. Seguramente allí están los peligros, pero también allí están los tesoros.

La ciencia ya anda recorriendo nuevos caminos. Investigando el cerebro ha comenzado a revalorizar la intuición como método apto para conocer. Y son la intuición, el 'olfato', los presentimientos, las corazonadas, el 'dejarte llevar', tus nuevas herramientas para reparar tus daños actuales y comenzar a construir para ti una vida más plena. Tú y lo que tú creas son la realidad, o lo serán si te decides.

Un comentario expreso o tácito ha ido surgiendo en ti a medida que ibas analizando los pasos anteriores: '¿Qué va a pensar la gente de mí? ¿Cómo van a tomar mis cambios?'. Permíteme que te desilusione. A la gente no le importas tanto como tú crees o como ella te ha venido importando a ti. Quizá alguien haga un comentario liviano al pasar, y después continuará con sus preocupaciones personales.

A la persona que más le importas es a ti mismo. Hay otros que te quieren bien y que también buscan tu bienestar, y ellos serán los primeros en sorprenderse y alegrarse al verte mejor, y luego serán tus seguidores en ese mismo camino. Descubrirán el secreto gracias a ti, y ellos también comenzarán a producir cambios positivos en sus vidas, gracias a ti.

Pero el asunto es más maravilloso aún. Vas a notar tú que, cuando te animes a comentar con las personas que amas y que te aman esta decisión pequeñita tuya de iniciar tu revolución personal, te dirán que ya habían notado que no estabas bien, que tenías que hacer algo para vivir mejor, pero que no se atrevían a decírtelo. Y todo va a resultarte mucho más fácil al descubrir que ya muchos habían descubierto antes lo que tú estás descubriendo sobre tu propia circunstancia.

Es que no eres independiente, aislado, sino que formas parte de un cuerpo universal que integras como actor protagónico. Todos somos actores protagónicos en esta obra, y cada acción o gesto que hacemos (o que no hacemos) repercute de alguna manera en los demás. Y, recíprocamente, lo que los demás hacen (o dejan de hacer) modifica el 'medio ambiente' en el que desarrollas tu vida.

Así que ya mismo debes proponerte dejar de ser actor segundón en la tragicomedia de tu propia vida. Si hay algo que puedes hacer en este preciso instante, o esta misma tarde, o esta misma noche, o mañana por la mañana, inspira profundamente, date un beso y un abrazo, y hazlo ya.

'¿Con los problemas que tengo? Como están las cosas, va a ser mejor que espere una oportunidad más propicia.'. ¿Sabes cuándo vas a tener una oportunidad más propicia? Nunca. Hoy es el día perfecto para 'hacer una cordura', aunque algún otro pueda pensar (y quizá decirte) que estás 'haciendo una locura'.

Prueba, y no te va a alcanzar el resto de tu vida para agradecerme el consejo.

 

 

 
AMESA - Associacio Ment Sana Alcasser (Valencia)