Imprimir E-mail
Lunes, 19 de Diciembre de 2011 10:11

Atrás

 

Sexto Paso (Como Mejorar Tu Paso Interior)

 

Si me has estado siguiendo activamente, esto es, poniendo en práctica los pequeños consejos que te he ido brindando, seguramente ya comenzaste a ponerte en sintonía con el Universo. Tiraste unas cuantas ideas que te paralizaban o te arrastraban hacia el fondo, e incorporaste nuevos propósitos que apuntan a llevarte para arriba.

Quizá hasta intentaste la aventura que te propuse. Pero encontraste que 'tu equipo' no acompaña a tu mente en su labor. Y 'tu equipo' es tu cuerpo físico, la 'chatarra' de la que se quejó alguna vez un chico amigo súper especial.

'¿Cómo hago par que este cuerpo mío, con unos cuántos años de antigüedad, alimentado indebidamente, mal ejercitado, etc., pueda seguir los dictados de mi rejuvenecida mente?'. Tu estructura material, 'en el estado en que se encuentre', siempre puede mejorarse, y mucho.

Lo primero que tienes que hacer es conocerlo y entenderlo. Cada vez más vamos comprendiendo que nuestro Universo es energético. Y ¿qué es la energía? ¿Vibraciones? ¿Ondas? Es eso y es otras cosas más.

Imagínate una sopa: tú y yo somos fideos, pero por entre medio está el caldo, que quizá no vemos, pero que hace que lo que te ocurra a ti repercuta en mí, y lo que me pase a mí repercuta en ti, y que lo que nos pase a cualquiera de los dos repercuta en los demás fideos, y que lo que le pase a cualquiera de los demás fideos repercuta en cada uno de nosotros.

Si se echa un fideo más caliente en la sopa, calentará en mucho o en poco a todos los demás fideos. Si se echa un fideo más frío, enfriará en alguna medida al resto.

Si tú mejoras, yo mejoro, todos mejoramos, el Universo mejora. Si tú te dejas caer, todos los demás nos caeremos un poco, el Universo se deteriorará en alguna forma.

Y los maestros nos enseñan que nuestra energía puede aumentar con la belleza: ser más bellos nosotros mismos, hacer cosas bellas, aprender a apreciar la belleza.

Tú conoces bien el efecto de la música bella, de la pintura bella, de la escultura bella. Es que sus creadores han puesto su mejor energía en corporizar la belleza, y esa energía te llega, te nutre, te alimenta, cuando puedes y sabes disfrutarla.

Yo pongo mi mejor intención: traigo a tu vista y a tu conciencia la sabiduría de los grandes maestros para que tú tengas la oportunidad de compartirla. Entonces tú lees y así participas de esta pizca de belleza, producto de mi energía y del mar de energía que otros muchos han aportado para llegar a ser escritos estos pensamientos. Y el fideo que soy yo, calentado por la energía de tantos provista a lo largo de siglos, te da la posibilidad de que tú aumentes tu calorcito. Y luego tú lo harás con otros, y así, entre todos, mejoraremos la sopa.

Es importante que comiences a buscar la belleza a tu alrededor: en la alegría, en el arte, en el afecto, en donde busques, porque está en todas partes. En ti, también está, ¿sabías?

Conéctate con quienes te rodeamos. Da y recibe. No temas. Todo lo que te llegará no será bueno, pero la práctica te irá enseñando a diferenciar, a seleccionar, a elegir. La práctica, y los maestros.

¿Quiénes somos los que te rodeamos? Personas, animales, plantas, todo. Cada uno de nosotros, hasta ese objeto por el que sientes un aprecio un aprecio tan especial, puede recibir tu energía y puede brindarte la suya. Tu planta preferida, el gatito o perrito con el que conversas a veces pensando que no puede comprenderte mucho, tu persona elegida, tu amigo, tus padres, tus hijos, ese desconocido que va a llamar a tu puerta dentro de un rato, todos son fideos de la misma sopa en que tú estás.

Explora el caldo. ¿Qué hay entre tú y ése, ésa o eso? ¿Por qué el sol te produce sensaciones? ¿Qué te pasa cuando te quedas contemplando una luna llena esplendorosa? ¿Cómo te llevas con la lluvia? ¿Qué te ocurre al pisar la tierra de tu jardín con los pies desnudos?

El Universo en el que estamos es una fuente casi inagotable de emisiones que tú puedes captar con un enorme caudal de recursos. Los sentidos de tu cuerpo, los famosos cinco, no son los únicos. A medida que vayas ejercitándolos, ésos mejorarán en forma impresionante, pero irás descubriendo muchos otros.

Mírate bien. Obsérvate. Conoce más tu cuerpo y tu alma. Agradece todo ese potencial que puede hacerte mejor, y úsalo. Poco a poco irás notando cuánto puedes influenciar lo que te rodea, a partir de tus propias capacidades.

Pero emite 'buenas ondas', di cosas hermosas, crea belleza y armonía, porque lo que te rodea te va a devolver toda esa belleza, toda esa armonía, toda la paz que hayas podido aportar.

Comienza ya mismo. Compruébalo.

Un beso afectuoso, y hasta el próximo paso.

 

 

 
AMESA - Associacio Ment Sana Alcasser (Valencia)