Imprimir E-mail
Miércoles, 28 de Diciembre de 2011 07:58

Atrás

 

Séptimo Paso (Como Mejorar Tu Paso Interior)

 

No hace falta ya que te motive, porque has ido experimentando y convenciéndote con los resultados que observas. Tu vida ya es otra vida: tú lo vas logrando. Estás transitando el camino correcto y lo sabes. Pero hay muchas cosas más. Siempre tú y yo, juntos o cada uno por su lado, podemos aprender algo nuevo. Y seguir creciendo.

Hoy tengo un 'jueguito' para que abras un poco más tu capacidad de percibir el mundo que te rodea. Es sencillo y agradable, y verás cómo mejora tu conciencia de ser en el Universo.

Tienes que proveerte de una fruta con aroma y sabor fuertes y definidos, como, por ejemplo, una naranja. Toma esa naranja en tu mano y trata, sin prisa ninguna, de percibir su aroma. Cierra los ojos y concéntrate en ese olor que se va introduciendo a través de tus fosas nasales.

Abre un poco la boca, y notarás que el aroma se disuelve en tu saliva y comienza a ser captado también por algunos sectores de tu lengua. Es como si un suave jugo de naranja se fuese generando en tu boca.

Suavemente, muy suavemente, acaricia con tus dedos la superficie de la cáscara. Nota su rugosidad particular, su textura, la sensación que provoca en tu piel. Piensa que esa naranja y tú son únicos en el mundo. No hay otra naranja exactamente igual a ésa, ni otro ser humano exactamente igual a ti. Eso que está ocurriendo entre esa naranja y tú es único y exclusivo: nunca ocurrió antes ni volverá a ocurrir. Podrías hacerlo con otra naranja, u otro podría hacerlo con la que tú tienes ahora en tu mano, pero no sería igual. En toda la historia del Universo, la pasada y la futura, jamás se sucedió o se repetirá este presente.

Corta lentamente la naranja en dos mitades y observa cómo se va abriendo, cómo brotan gotitas de su jugo que van mojando los labios de la herida, y hasta cómo un hilito de jugo escapa hacia tu mano... hacia la mesa...

Muerde suavemente una de las mitades y siente el sabor único de esa fruta única. No existe, no existió ni existirá otra naranja en el mundo con ese exacto sabor. Un sabor que solamente tú puedes percibir, porque si otro mordiera la misma naranja, la sensación generada por su sentido del gusto, genéticamente diferente al tuyo, le haría sentir otro sabor, quizá parecido, pero nunca igual.

¿Puedes captar la energía que la fruta te está trasmitiendo desde su aroma, su textura, su color y su sabor? Muérdela más fuerte hasta desgarrarla. Percibe el sonido tan particular que va produciendo a medida que tus dientes rompen la perfección de sus gajos, la estructura de su cáscara. Ella te está dando todo lo que tiene, todo lo que es. Es un acto de amor que la naranja no comprende, por supuesto, pero que tú sí, y el Universo también.

La energía de esa naranja, en todas tus formas, se va a integrar a tu propia energía. Ella desaparece para que tú vivas. Si tú te alimentas de ella, con ella, en forma consciente, es como si ella siguiera viviendo en ti. La primera vez que hagas esto, vas a estar guiándote por mis palabras y la experiencia no será plena. La segunda vez que lo hagas, recordarás la vez anterior, la naranja anterior, y será más profundo el aprendizaje y más valederos los resultados.

Notarás que la segunda naranja, que antes te hubiese parecido similar a la anterior, es totalmente diferente: otra textura, otro aroma, otro color, otro sabor, otros sonidos al morderla. Y tú también habrás cambiado: has aprendido algo nuevo, y eso te hace diferente, mejor.

¿Es un 'jueguito' el que te propuse? Por supuesto que no. Es una experiencia vital. La puedes aplicar al caminar, al besar a tus hijos, al acariciar a la persona que amas, al escuchar tu música preferida, al mirar las estrellas, al sumergirte en el agua....

Una experiencia vital, la suma de ellas es la vida. Es la belleza al alcance de tus manos, de tu olfato, de tu oído, de tu gusto, de tu vista. Y es el desarrollo de nuevos sentidos para percibir el Universo.

Porque has captado de esa humilde aunque perfecta naranja mucho más que lo que tu cuerpo físico podía percibir. Porque ahora, por el mismo precio que antes, vas a obtener mucho más de lo que te rodea.

Fue un placer compartir este tiempo contigo.

Hasta el próximo paso.

 

 

 
AMESA - Associacio Ment Sana Alcasser (Valencia)