Imprimir E-mail
Lunes, 16 de Enero de 2012 09:11

Atrás

 

Si aprendiéramos a escuchar...

 

Si aprendiéramos a escuchar...

De la enseñanza se puede hacer un buen o un mal uso. Todo depende de varios factores...

En una ciudad a la que se llamaba, precisamente, la ciudad de los locos, había ido a parar un derviche, que solía salir a caminar por las montañas. un día de esos vio a una mujer que llevaba a la espalda una pesada puerta.

-¿Por qué vas tan cargada? - preguntó.

-Porque esta mañana, al salir a trabajar, mi marido me ha dicho: 'Hay objetos de valor en casa: Que nadie pase por esta puerta'. Y por eso, al salir, me he llevado la puerta conmigo. Para que nadie pueda pasar por ella.

-¿Quieres -le propuso el derviche- que te diga una cosa para que no tengas que cargar con esa puerta?

-No -contestó ella-. Lo único que podría ayudarme es saber cómo hacer esta puerta menos pesada.

-Eso no puedo decírtelo -contestó el derviche. Y se separaron.

 

 

 
AMESA - Associacio Ment Sana Alcasser (Valencia)