Imprimir E-mail
Lunes, 30 de Enero de 2012 08:33

Atrás

 

Onceavo Paso (Como Mejorar Tu Paso Interior)

 

Ya vamos llegando a un punto especial al que vamos a dedicar algo de tiempo y de esfuerzo: dos nombres que solemos dar a la energía de la que tanto hemos analizado.

Y este trabajo que te propongo será energía bien invertida, que no quitaremos a nadie ni tampoco perderemos, pues retornará multiplicada a nuestro propio interior.

El Universo, siempre existente o creado de alguna manera por el azar o por una inteligencia superior, es nuestro hogar. Somos habitantes de este Universo tridimensional que vamos conociendo materialmente muy de a poquito a través de la ciencia, y que vamos conociendo en su esencia también paso a paso, utilizando nuestras otras formas de percepción.

Una vez, - o, según los reencarnacionistas, muchas más, - nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos (esto es, vivimos) en este ambiente. Es por ello que nuestras angustias existenciales pueden reducirse canalizándolas hacia un mejor conocimiento de esta morada actual nuestra.

Si pudieras ver todo este Universo desde un punto exterior: ¿qué eres tú y qué significas tú dentro de este vasto conjunto? ¿Qué trascendencia tienen, por ejemplo, tus problemas en el devenir de la totalidad? Éste es un planteo sumamente interesante.

Observa que tus acciones siempre modifican un poquito o un no tan poquito el futuro de la totalidad. Eres importante, muy importante. Lo que hagas y lo que dejes de hacer hoy cambian el mañana del Universo. Nada de lo que causes es indiferente para el resto. Suena como una responsabilidad, ¿no?

Entonces, no es verdad eso de que tu vida es tuya y con ella puedes hacer lo que quieras. Tienes la posibilidad de elegir lo que vas a hacer o no hacer, y eres responsable de lo que se modifique el entorno por lo que hagas o no hagas. Responsable, no culpable.

Pero el Universo, es decir, el todo, también puede ayudarte a tomar las decisiones. El Universo o, si crees en Él, su Creador. Porque para el Universo (o la Creación) eres un elemento fundamental, indispensable e irrepetible.

Cuando tomas conciencia, cuando cada vez más individuos vamos tomando conciencia, el proceso evolutivo se hace 'conciente': ocurrirá lo que queramos o permitamos que ocurra. Pero el propio Universo (o su Creador) nos irá mostrando cuáles son las opciones más convenientes.

Es cuestión de reconocer la magnitud del Universo y nuestra propia identidad dentro de él. Y nuestra arma, nuestra herramienta de trabajo, es la 'intuición'. La intuición lleva a la creatividad, a resolver nuestros problemas en diálogo con el Todo sin necesidad de andar robando energía a nuestros semejantes.

'¿Y toda esta digresión filosófica para qué me sirve cuando tengo que resolver los problemas de mi vida?' ¿Estabas por preguntarte algo así?

Nada menos que para tener grandes soluciones, soluciones generales, para encarar problemas aparentemente pequeños y determinados.

No es casual que te hayas encontrado en este preciso momento de tu vida con estas páginas, es decir, conmigo. Seguramente era el momento justo: estabas preparado y el maestro apareció. Entonces te interesaste en temas en los que nunca te habías interesado antes, porque no estabas preparado. Y el maestro (en realidad, muchos maestros) te va ayudando a reflexionar sobre el motivo más importante de tus preocupaciones: tú mismo. Diciéndote cosas para que las tomes o las dejes, pero son nuevas cosas que se incorporan a tu vida. Y de la vida, de tu vida, hablemos un poquito más antes de despedirnos por hoy.

'La vida es una lucha' - dicen algunos. Es verdad, pero es una lucha que se gana rindiéndose. ¿Existencialismo? Nada de eso. Rendirse no es dejar de hacer, sino, por el contrario, dejar de 'preocuparse' para 'ocuparse', poniéndose en manos de algo superior.

¿Cómo se va logrando incrementar la comunicación con el Universo? En primer lugar, abriendo la mente, elevando nuestro nivel de vibración, perdiendo los miedos, observando a nuestro alrededor con la mirada atenta y sin prejuicios, ampliando nuestra esfera de acción, superando los límites autoimpuestos.

Es cuestión de atreverse a ser más. Siempre se puede ser más cuando realmente se quiere ser más.

¿Más qué? Más uno mismo. Tu sabes qué quieres: tus anhelos expresos o secretos, lo que siempre supiste que deseabas para ti pero que no te animabas a intentar lograr.

Es hora de comenzar a obtener pequeñas y grandes victorias. Porque tienes la potencialidad de ser un triunfador. El Universo está para ayudarte a serlo. Tú tienes que hacer tu parte.

No debes perder más en la vida.

Si crees que puedes, puedes. Si crees que no puedes, no puedes. Yo creo que tú puedes. ¿Te sirve?

 

 

 
AMESA - Associacio Ment Sana Alcasser (Valencia)