Imprimir E-mail
Lunes, 13 de Febrero de 2012 16:09

Atrás

 

Doceavo Paso (Como Mejorar Tu Paso Interior)

 

¿A que sé cuál es uno de tus problemitas a esta altura de tu evolución, del crecimiento interior que poco a poco vas experimentando?

Lees estas páginas. Lees otras similares que encuentras por allí. Las vas comprendiendo cada vez mejor y, en soledad, te propones hacer tal o cual cosa para mejorar tu relación con los demás, para evitar robar energía o que te le roben, para no dejarte influencias por los demás y sus problemas o sus presiones.

'A partir de hoy, todo va a cambiar' - te prometes. Luego retornas a la vida cotidiana, a los conflictos, a las discusiones, a los enfrentamientos, a la competencia, y sientes que no puedes cumplir la promesa que te hiciste. Que el mundo exterior 'te puede', y que todos tus propósitos se convierten en muy pequeñas trasformaciones de esa realidad avasalladora.

Entonces sientes que todo lo que leíste estaba muy bien, que todo tenía mucho sentido, que permitía vislumbrar una realidad mucho más hermosa, pero que no era para ti. Que tú no tienes fuerzas suficientes para torcer el brazo del destino.

Y eso no es verdad, salvo que realmente puedas creerlo y, al convencerte, lo hagas cierto.

Tú puedes, pero te llevará tiempo, como aprender a caminar, a montar en bicicleta o a nadar. O un poco más de tiempo, porque no es sencillo aprender a volar. Pero no es imposible. Y es maravilloso.

Lo que sientes en soledad, de pie en la cima de la montaña, no es fácilmente transferible al valle, en el que te parece que todo está en tu contra. Allá, en la cumbre, sentiste el éxtasis, la seguridad, la confianza. Al descender te encontraste con que era uno más, débil, indefenso, agredido, superado.

Cuando estés en el valle, y te sientas frustrado y deprimido porque todo parece tan duro y difícil, trata de recordar lo que sentías en la cima de la montaña. Evocándolo, llénate de coraje y vuelve a intentarlo una y otra vez. No te esfuerces por lograr resultados espectaculares. Presta atención a los pequeños logros, a los avances, a los cambios.

Derrota a tus enemigos de a uno, y hazlo con amor. Y vas a notar que ese amor no es algo que se genera dentro tuyo y fluye hacia el exterior. El amor es algo que se mete en nosotros cuando nos abrimos a la energía del Universo, y luego sí puede derramarse hacia los demás.

Abre tu corazón, tu alma, tus sentidos. Recibe todo lo bueno que te rodea y que es muchísimo más que lo que podrías crear por ti mismo.

No te juzgues jamás. No intentes cuantificar tu 'rendimiento' en estas cuestiones. No dudes de tus posibilidades. Simplemente, deja que todo fluya como deba fluir. Ábrete, y deja que ocurra.

Mira lo que tienes alrededor, elige lo bueno, lo hermoso, lo noble, lo sano, todo lo que está allí para inundarte de energía, si es que no impides su entrada poniéndole trabas con tus viejos prejuicios, tus conflictos no resueltos, tus preconceptos. Tú no sabes nada de estas cosas, o sabes demasiado poco. Hay quien sabe mucho más, y necesita solamente que no te opongas, que seas dócil, que permitas que actúe.

En el valle, observa y experimenta. En la cima de la montaña, recupera fuerzas.

Vuelve a leer lo que leíste, a sentir lo que sentiste. Date tiempo. Tu tiempo es lo más valioso que tienes, y no debes malgastarlo luchando contra molinos de viento. No hay luchas reales. No hay luchas. Solamente hay amor fluyendo de un lado a otro que no muchos saben apreciar y utilizar. Solamente amor, para que todo el que lo desee pueda sentirse bien, para que tú puedas sentirte bien. Lo demás no es real. Es solamente falta de amor.

Te cargas de energía, avanzas aprovechando las coincidencias (que no son coincidencias), recargas tu energía, vuelves a avanzar. Es simplemente eso. No necesitas de píldoras maravillosas, ni de experiencias extrasensoriales, ni de apariciones, ni de milagros. Todo lo que necesitas, está a tu alrededor, esparcido en forma abundante, más que suficiente para hacerte feliz.

Es cuestión de que sigas aprendiendo a inundarte de eso. No tienes demasiado que hacer a favor, solamente tienes que no hacer nada en contra. Descárgate de conflictos, de preocupaciones, de lastres que actúan como pesas para no dejarte ascender. Flota en el Universo, despreocúpate de lo material, sé lo que algunos llamarían 'irresponsable' pese a que no es real: te ocupas de lo verdaderamente valioso y resuelves lo verdaderamente significativo. Te vas haciendo fuerte en tu aparente debilidad.

Usa la cima de la montaña tanto como la necesites. Aléjate del bullicio de la vida cotidiana por un rato y retorna con tu carga de energía, tu mente limpia, tu espíritu dispuesto a averiguar qué hay de nuevo para aprender hoy.

Y no te sientas por encima mío ni por debajo de mí porque en este paso te he dado algunas zamarreadas. Compórtate con tu yo Adulto y devuélvemelas. Sabes que puedes demostrarme que eres capaz de lograrlo, pero también sabes que no necesitas demostrar nada.

Abrázame a la distancia y recuerda que hay alguien pensando en ti que desea tu bien.

Hasta la próxima.

 

 

 
AMESA - Associacio Ment Sana Alcasser (Valencia)