Imprimir E-mail
Sábado, 31 de Marzo de 2012 23:12

Inicio \ Cuentos Publicados

 

Una Actitud Positiva Ayuda Mejor En El Tratamiento De Enfermedades

 

Recuerdas cuando hace un tiempo a traves de la pelicula ¿Y TU QUE SABES? hablábamos de cómo, según investigaciones realizadas en Japón, la mente humana puede influenciar la materia y como se estructura su composición, e incluso nos plantea un sencillo experimento para comprobarlo.

Te contamos que este consistía en colocar dos frascos pequeños con AGUA DE LA MISMA FUENTE, en su interior. Uno de los vasos tiene una etiqueta pegada que dice "tonto", mientras que el otro frasco con agua dice "gracias". Cada día debes acercarte a los frascos y decirle al primero: "eres tonto", y al segundo decirle: "gracias". En el experimento el primer frasco al cabo de un tiempo adquiere un color verdoso y de muy mal olor. En cambio el segundo adquiere un tomo transparente y no tiene mal olor en lo absoluto.

Si te detienes a pensar un poco en eso... ¿te imaginas que le hacen tus pensamientos a tu propio cuerpo?. Hoy son cada vez más las voces que advierten que tener una actitud mental positiva, frente a una enfermedad, por muy grave que parezca, puede ayudarnos a sobrellevarla mejor, e incluso, hay experiencias de personas que con una actitud mental positiva han llegado a parar por completo una enfermedad. Es más en vez de preguntarte ¿Por qué nos enfermamos?, podríamos darle un giro y decir ¿para qué nos enfermamos circunstancias?.

Mientras, para una persona una enfermedad representa un problema grave, otras lo ven como un reto, y aunque la situación puede ser similar, la actitud mental frente al hecho es lo que marcará la diferencia. La actitud negativa conduce a la desesperación, esperar el peor resultado, la resignación, la frustración y el estancamiento. En cambio, la actitud positiva, te puede llevar a no sentirte desamparado, y a tomar el control en la medida de lo posible. El hecho es que si asumes responsablemente la tarea de trabajar por tu recuperación, la enfermedad que pudieras padecer va a evolucionar positivamente para ti.

Un ejemplo común puede ser la diabetes. Muchas personas al recibir este diagnóstico, quedan paralizadas, y presas del pánico. Sin embargo, si desarrollas una actitud mental positiva, puedes, en vez de atemorizarte, preguntarte, ¿para qué enferme de esta forma? ¿que es lo que tengo que cambiar? ¿cómo puedo revertir la situación? Estas preguntas pondrán tu mente a trabajar en búsqueda de una solución. Sólo así podrás saber que la diabetes es una enfermedad completamente controlable, que puedes llegar a la vejez y morir de causas naturales que no tienen nada que ver con la diabetes.

La actitud mental positiva, combinada con ejercicio y una buena alimentación te mantendrán sano durante mucho tiempo. Recomendaciones , algunas preguntas que podríamos formularnos para cambiar desde un estado de desesperación a uno de aceptación.

  • ¿Qué necesito aprender de esta circunstancia?
  • ¿Cómo podría este evento convertirme en una mejor persona?
  • ¿Cuál es el asunto más importante en el que puedo emplear mi tiempo?
  • ¿Qué puedo hacer? 
  • ¿A quién amo y deseo proteger ( controlar ) en esta situación?
  • ¿A quién puedo dar mi apoyo?
  • ¿Hay asuntos inconclusos con alguna persona que debo reconocer?
  • ¿Qué tipo de saber o conocimiento poseo que pueda desarroyar?
  • ¿Hay algo de mi dolor o experiencia que pueda comprender y aceptar?
  • ¿Qué me queda todavía que pueda yo amar más profundamente?
  • ¿Cuál es el primer paso que debo dar para asumir mi nueva actitud?

Recuerda que muchas cosas sólo suceden en nuestra mente, así que es importante de saber de qué lado estarás, del lado negativo que no conduce a nada o del lado positivo, donde están las soluciones. Cuando dices no puedo, cierras la puerta a tu mente a que encuentre la solución. Si dices ¿cómo puedo hacerlo? abres tu mente a las respuestas.

 

 

 
AMESA - Associacio Ment Sana Alcasser (Valencia)