Imprimir E-mail
Miércoles, 18 de Abril de 2012 07:54

Inicio \ Cuentos Publicados

 

Un País Imaginario

 

De donde viven las ilusiones, aquí es un paraíso donde abundan las selvas vírgenes, donde viajamos en caballos voladores, con intensas alas surcamos prados y colinas, llenas de margaritas y tulipanes, aquí reina la belleza.

Ninfas volando en sus caballos.

Y yo en el mío, un caballo completamente blanco, las persigo día y noche.

Más pocos caballeros como yo hay por aquí, pues los que aquí estamos hemos entrado por una puerta mágica.

Perseguimos a las ninfas pues son bellísimas, aquel que consiga atrapar a alguna esta rendirá pleitesía para los restos de su vida,

Las ninfas tienen una vida máxima de veinte años aproximadamente.

Más los que pasamos la puerta mágica nos hacemos eternos.

En este país imaginario no existe inviernos ni veranos, solo es primavera siempre una linda y hermosa primavera.

Nuestros caballos voladores duermen volando, en lo más alto del cielo,

Se les llaman y vienen rapidísimo, es maravilloso.

Las casas son casas de cristal, unas azules otras moradas y rosas de todos los colores, y están colgadas en las nubes,

Estas todas las mañanas reflejan sus colores en todo el país, formando un hermoso arco iris,

Por encima del arco iris cabalgan los caballos, saludando un nuevo día,

Muchas ninfas quieren que las cojamos, pero su orgullo no les permite dejase coger, son románticas y cariñosas sus ojos son azules, color de cielo y se dejan querer, sus romances son intensos llenos de pasión, y besan como los Ángeles yo llevo algún tiempo tras ellas, y no consigo atrapar a ninguna, pero estoy rondando a una rubia perfecta, y llevo infinidad de tiempo dándole confianza, pues cabalgo junto a ella y ella se siente mas confiada, pero no sabe que la atrapare en cualquier momento,

Ellas duermen la siesta encima de unas margaritas grandísimas, pues su piel es tan blanca y suave que necesitan la luz del sol, por eso son todas las casas de cristal, pues sino enfermarían hasta morir.

Visito la casa de un mariscal de caballería, este si fue listísimo pues la experiencia de cabalgar era tremenda, en su casa de cristal tiene cinco ninfas hermosas y todas preciosas, y siempre están con el acariciándolo y colmado de detalles.

Yo le visito para pedirle consejos, el lleva una eternidad aquí y lo sabe todo.

Desde las nubes se ven muchísimas ninfas, durmiendo la siesta, con sus caballos pegados a los pétalos de las margaritas, otras se bañan dentro de los tulipanes, es hermoso ver estos acontecimientos.

Las dos horas de siesta son sagradas en este país, son para dormí la siesta y para bañarse, y no se puede volar

Nada vuela ni las mariposas siquiera, este es su mundo aquí nadie sabe lo que es la vergüenza, ellas viven desnudas completamente, solo los humanos que han conseguido entrar aquí, y se pueden contar con los dedos.

Aquí los días son muy cortos, y las noches lo mismo, las flores sirvan una melodía preciosa siempre están cantando,

Las ninfas cantan al compás de las flores, romances de amor,

Aquí no se conoce la tristeza todo es armonía y belleza,

Los colibrí hacen coronas con los cabellos de las ninfas, revoloteando a su alrededor

Las amapolas lindas amapolas, llenas de multicolores adornando los caminos de las praderas.

Caminos de flores surcan por los aires, pasando por las puertas de las casas colgantes, formando un arco iris maravilloso.

Grandes lagos donde ellas chapotean alegremente, y se pasan horas jugando con el agua.

No he tenido que atraparla a mi querida ninfa, cosa nueva en este día.

He alargado la mano y ella me ha correspondido, mirándome con ternura se ha pasado a mi caballo, y hemos surcado el cielo, se ha agarrado a mi cintura y ciento su rostro enamorado

Me siento de lo más feliz

Con sus manos en mi cintura, las presiono con las mías y posándonos en una nube esponjosa blanca como la plata, aquí estamos abrazaditos y aquí nos quedaremos y ya juntos siempre estaremos

Pues este si que es el paraíso

Un beso para todos los soñadores imaginarios.

 

 

 
AMESA - Associacio Ment Sana Alcasser (Valencia)