Imprimir E-mail
Lunes, 12 de Noviembre de 2012 08:49

Inicio \ Cuentos Publicados

Atrás

¿Sabes Lo Que Quieres?

 

Puedes creer saber lo que quieres y sin embargo puedes no estar consciente de lo que realmente quieres. Para encontrar tu felicidad, tu paz y tu plenitud habrás de saber exactamente que es lo que necesitas. Una vez alineado con esa necesidad está la mitad del camino andado, luego viene la otra mitad, aceptar, recibir.

Es fácil confundir lo que realmente necesitas, porque el medio que te rodea te presenta muchas alternativas y para cada una de ellas existe una invitación a participar. Desde la infancia comienzas a recibir ideas de lo que puedes hacer con tu vida. Tus padres, con muy buena intención, te hacen recomendaciones o incluso te presionan para que te dirijas por ciertas líneas que pueden ser más convenientes para ti. La escuela también se encarga de guiarte y mostrarte lo que es mejor. Pocas veces se han respetado tus propias inclinaciones personales y menos aun se te ha ayudado a potenciarlas.

Puedes advertir que no has escuchado tus propios intereses cuando sientes que algo te falta, cuando sientes que tu vida está vacía o cuando claramente te sientes extraviado. Seguramente te has dejado guiar por las opiniones de los demás y no has priorizado tus propios anhelos. Y hasta es posible que ya no recuerdes qué quieres y cuáles son tus preferencias, viviendo una vida sin sentido claro, sin saber para qué y por qué te despiertas cada día.

Para que realmente puedas encontrar el verdadero sentido a tu vida tendrás que cerrar los ojos y llevar tu atención absoluta a tu corazón. Deja que tu corazón te hable y te diga qué es eso maravilloso que necesitas regalarte.

Lo que te rodea puede conquistar tu mente, pero no tiene el poder para conquistar tu corazón.

Tu corazón se rige por otras leyes, muy distintas a las ideas que tu mente puede albergar. Si sigues a tu mente puedes extraviarte, si sigues a tu corazón estarás siempre en buenas manos. Tu mente es una colección de ideas impuestas desde a fuera, de las costumbres, de las normas sociales, de los acuerdos de buenas costumbres o de un análisis de lo que más te conviene de acuerdo a la mirada terrenal. Tu corazón solo busca tu bien, te habla suave y nunca te presiona. Te hace un llamado sutil que puedes atender o desestimar porque ni siquiera te imaginas su real valor. Es más, has venido justamente a hacer eso que te nace de dentro, esa es tu misión y ese el motivo por el cual podrás ser feliz y sentirte realizado. Puedes desestimar este llamado por varias razones, entre las cuales se encuentra tu bajo nivel de merecimiento, la duda de tus capacidades y el miedo a lo nuevo.

Los mensajes de tu corazón son mensajes de tu conexión divina que sabe lo que es bueno para ti. Ese llamado es especialmente dirigido a ti y solo tú puedes escucharlo. Si alguien puede ayudarte, es solo aquel que te hace ver lo que tu corazón está pidiendo y nunca por implantarte ideas de lo que te conviene para evitar riesgos o malos ratos. Tu corazón puede desear que te introduzcas en un fuerte torbellino, si a cambio de eso logras llegar hacia tu bien. Tu valentía es necesaria al inicio del proceso, mas tarde las nuevas circunstancias se van acomodando suavemente y el éxito está asegurado si sigues la senda con la seguridad de que eso es para ti.

¿Realmente sabes lo que quieres?, ¿presientes que algo está pendiente para sentirte mejor? Pues, búscalo y encuéntralo en tu interior. Seguramente ya has escuchado el mensaje más de alguna vez, pero no has querido prestar atención porque te parece muy difícil de lograr o te parece una locura descabellada e imposible.

Imagina solo por unos segundos como seria tu vida si te regalas esa posibilidad, es solo una posibilidad y por lo general comienzas a bloquearla a penas aparecen sus primeros brotes, no dejas que se incube, cortas su raíz en cuanto lo presientes, no dejas que el amor a ti mismo lo riegue para que pueda crecer y fortalecerse en el tiempo.

¿Estás seguro de que quieres solucionar algo, conquistar alguna meta, lograr lo que anhelas? ¿O simplemente estas instalado en un anhelo que no tiene la fuerza para iniciar su partida? ¿Quieres realmente hacer un cambio? ¿O estas esperando que el cambio se produzca fuera de ti? Es posible que lleves mucho tiempo buscando y buscando sin tener resultados, esperando que algo o alguien te den lo que necesitas y no te has preguntado qué es lo que tú mismo te puedes dar.

Puedes estar necesitando soltar alguna situación, soltar alguna persona, crear una nueva realidad para ti. Sea lo que sea que necesites, tienes el poder y la capacidad para realizarlo y tu éxito está asegurado si te sintonizas con tu corazón.

Cuando sigues tus ideales te alineas con la Fuente y ella te sostiene y te ayuda. Recién entonces comienzas a visualizar las sincronizaciones y la magia puede llenar tu vida, encaminándote hacia tu felicidad y bienestar. Tus ideales no son casualidad, están escritos, son tuyos para que los consideres y los alimentes con el amor a ti mismo, sin importar

 

 
AMESA - Associacio Ment Sana Alcasser (Valencia)