Imprimir E-mail
Lunes, 21 de Enero de 2013 10:43

Inicio \ Cuentos Publicados

Atrás

El Niño Que Hay En Tu Interior

 

Tenemos dos lados diferenciados en nuestra personalidad, el Niño y el Adulto. Cuando están bien conectados todo funciona bien, si no es así porque las experiencias, las heridas han hecho que se desconecten una de la otra, se crean conflictos, vacíos etc.

Inclusive podemos pensar que no podemos actuar como un niño, ya que estos son alborotadores, inquietos etc. Y así al igual que lo valoraron de niño, puede que lo valoremos nosotros ahora, sin justicia para ese niño que todos llevamos dentro.

Nuestro niño tiene unas emociones completas, intensas, de alegría, de felicidad, de tristeza.

Es nuestro hemisferio derecho, es el SENTIR, el VIVENCIAR, nuestro hemisferio izquierdo es el adulto, hace, PIENSA, ACTÚA.

Cuando de niños se vive abandono, maltrato, nos avergüenzan etc. El dolor es tan grande, tan insoportable que el ADULTO INTERIOR SE DESCONECTA del NIÑO INTERIOR para no sufrir. Así el niño interior se encuentra solo, aislado del mundo y en nuestro interior, puesto que no hay nadie que lo proteja.

Al crecer y desarrollarse.

Si el Niño Interior se siente criticado, descuidado por el Adulto Interior, y se proyecta así en los sentimientos de los demás; siente que los demás son controladores, critican o abandonan, sea o no cierto.

La Ira que siente el NIÑO INTERIOR el ADULTO INTERIOR “no amoroso con él, no la escucha, así que la Ira la sentimos hacia los demás, cuando somos adultos no es solo el rechazo hacia los demás si no también hacia nosotros mismos.

El perfeccionismo, el miedo y demás son síntomas de la DESCONEXIÓN ADULTO -NIÑO y como victima también puede hacerse adicto a sustancias o a cosas, porque que necesita amor protección, aprobación y se siente merecedor de ello, puede reaccionar con ira, con violencia o con silencio.

Sin embargo el niño amado, hace que este conectado a su ADULTO INTERIOR es sensible, alegre.

Lo que hace que la acumulación de las experiencias del niño, es que podamos SENTIR y cuando no podemos hacerlo no podemos usar la sabiduría. Y es difícil ser simpático, alegre, divertirse etc. Igual que todos los niños que son espontáneos, cantan, se abrazan etc.

 

El niño interior

A veces nos invade una sensación de tristeza que no logramos controlar.

Percibimos que el instante mágico de aquel día pasó y que nada hicimos. Entonces la vida esconde su magia y su arte.

Tenemos que escuchar al niño que fuimos un día y que todavía existe dentro de nosotros. Ese niño entiende de momentos mágicos. Podemos reprimir su llanto, pero no podemos acallar su voz. Ese niño que fuimos un día continúa presente.

Si no volvemos a mirar la vida con la inocencia y el entusiasmo de la infancia, la vida no tiene sentido.

Existen muchas maneras de suicidarse. Los que tratan de matar el cuerpo y los que tratan de matar el alma aunque sea menos visible a los ojos del hombre.

Prestemos atención a lo que nos dice el niño que tenemos guardado en el pecho. No nos avergoncemos por causa de él. No dejemos que sufra miedo, porque está solo y casi nunca se le escucha.

Permitamos que tome un poco las riendas de nuestra existencia. Ese niño sabe que un día es diferente a otro.

Hagamos que se vuelva a sentir amado. Hagamos que se sienta bien, aunque eso signifique obrar de una manera a la que no estamos acostumbrados, aunque parezca estupidez a los ojos de los demás.

Recuerden que la sabiduría de los hombres es locura ante Dios. Si escuchamos al niño que tenemos en el alma, nuestros ojos volverán a brillar.

Si no perdemos el contacto con ese niño, no perderemos el contacto con la vida...

Paulo Coelho


El trabajo con el niño interior

El trabajo con el Niño Interior es quizás uno de los más profundos y sanadores.

Según Louise Hay y muchos terapeutas, casi todas nuestras creencias y patrones de comportamiento, tanto negativos como positivos, los aceptamos cuando teníamos entre 3 y 5 años. A partir de entonces, nuestras experiencias se han basado en lo que aceptamos como verdad desde aquella época de nuestra vida.

Si hemos crecido en un hogar "disfuncional", donde nos criticaban constantemente, nos exigían perfección, donde existía falta de amor y de cariño, lo más seguro es que actualmente continuemos tratándonos del mismo modo, minando así nuestra autoestima y energía.

Imagínense a un niño pequeño que llega a su casa orgulloso del dibujo que ha realizado en la guardería y se lo enseña a sus padres. En el primer caso, los padres le felicitan y le dicen que es un niño muy listo, creativo, habilidoso, etc...

En el segundo caso, los padres le dicen que está fatal, que es torpe, que no sabe dibujar y que se sale de las líneas.

Obviamente, en una familia donde al niño se le aprecia, estimula a crecer, a aprender y se le da muestras de amor, el niño florecerá. Sin embargo a un niño que se le critica constantemente, se le retira el afecto si no lo hace todo bien, etc... el pobre niño se retrae y deja de intentar aprender, crecer, o se vuelve un perfeccionista, sufriendo constantemente porque nunca estará satisfecho con los resultados.

Ahora bien, lo que nos hicieron en el pasado no lo podemos controlar. Lo que sí podemos hacer es tomar nuestro poder aquí y ahora y dejar de tratar a nuestro niño como nos trataron a nosotros. Entonces no teníamos elección, ahora sí. El momento de poder es siempre el presente, y es muy triste y doloroso si continuamos criticándonos y maltratándonos. Así no hay forma de crecer, de amar, de ser los seres maravillosos que somos y DEJAR BRILLAR NUESTRA LUZ.

Volver a establecer una relación con nuestro niño desde el amor y la comprensión es la mejor forma de sanar nuestra dañada autoestima. Es la única manera de realizar cambios positivos en nuestra vida: establecer relaciones sanas, cuidar nuestro cuerpo, trabajar en algo que nos gusta, ser prósperos, amar incondicionalmente y llegar a sentirnos plenos y feliz. Cuando cambiamos desde el AMOR todo nos sale bien.

 

Nuestro niño interior

Nuestro niño interior tal vez quiere despertar y volver a reír y a soñar como lo hacia en otros tiempos. Ese niño que de pronto jugaba, compartía, sonreía, y no sabia del dolor, de las heridas, que día a día gastaba toda su energía sin pensar en el futuro ya que no conocía esa palabra, ni podía imaginar a qué se refería cuando algún adulto la pronunciaba.

Ese niño que vive en ti, que vive en mi, que de pronto se quedó dormido porque sintió que no valía la pena estar despierto preso de cosas que desconoce como son las preocupaciones, los problemas laborales, la falta de dinero, las injusticias, el engaño, y todo aquello que te cansa y que también a él lo llenó de cansancio porque lo dejaste de lado, medio olvidado o totalmente o solo lo recordas cuando regresas con tus pensamientos a aquellos momentos en que consideras que fuiste feliz, muy feliz...

Tenemos que despertar a ese niño, necesita estar despierto y volver a reír, porque si él no ríe nosotros tampoco, si él no es feliz nosotros tampoco.

¡¡Vamos!! Es el momento de mirar hacia adentro, y verlo, está ahí esperando que aprendas a vivir este presente que se nos va tan rápido, está en vos esperando que vuelvas a soñar, que algún día grites de felicidad, que sienta que puedes bailar al compás de tu música sin importarte si es tu música preferida. Perdón, amor, y otras tantas palabras endulzan los oídos de ese niño y lo alimentan con caricias en el alma.

No eres más joven ni eres un anciano por la edad cronológica que tengas, eres tan joven como el niño que vive en ti, pero si dejas que siga adormecido, si dejas que ese sueño sea eterno entonces sí podrás tener la vestimenta y el cuerpo de un adolescente pero tu espíritu estará envejecido.

Si hoy vuelves a reír por cualquier cosa que te sucede, si hoy llegas a casa y te pierdes en algo que te alegra, si cuando vas por la calle te da risa el sombrero de alguien que pasa a tu lado, y si al salpicarte los pantalones con barro, te reís porque sientes que los lunares no te quedan bien: la mitad de la batalla está ganada... Lo despertaste y él espera que así seas todos los días, porque es el encargado de mostrarte la felicidad en las pequeñas cosas y eso forma parte del gran misterio de la vida.

 

Haz de tu Niño Interior tu "Socio"

“Aquello que somos en nuestro interior, aquello en lo que continuamente

pensamos, finalmente se evidenciará en nuestras palabras.

Nuestras acciones e incluso, nuestra expresión”

Linda Dillow

 

Una persona me dijo: uso la intención, visualizo teniendo en mi vida las cosas que deseo, uso afirmaciones diariamente, he hecho limpieza emocional, etc. etc. pero aún no puedo manifestar mis deseos. ¿Que estoy olvidando, que estoy haciendo mal?".

Ellos están frustrados, desesperados, tratando de mantener la fe en el camino espiritual y en ellos mismos. Así que pregunto:

- "¿ha hecho algún trabajo con el Niño Interior"? Invariablemente ellos responden, - "si y siento que completé esa curación años atrás". Yo respondo, "bueno, quizás es tiempo de ir al siguiente paso y comenzar a trabajar con el Niño Interior como "Socio".

Quizás hay otro nivel de curación que solo puede ser completado una vez que llegas al punto en tu evolución donde puedes entenderlo y usarlo ¿qué piensas?".

La pieza que falta es el tema de este capítulo y deseo compartirlo contigo.

¿Estás frustrado porque no puedes manifestar tus deseos no importa cuántas afirmaciones, intenciones verbales y técnicas de visualización creativa uses? ¿Estás comenzando a sentir que todas esas horas en cursos aprendiendo como manifestar fueron de poco valor? ¿Estás frustrado porque después de todos los años de limpieza emocional y entrenamiento espiritual, no puedes escuchar y hablar claramente con tus Guías o tienes aún dudas de lo que oyes y por lo tanto tienes miedo de creer lo que estás escuchando?

Bueno, aquí está una respuesta y esa respuesta es el Niño Interior y tu relación con él o ella.

¿Quién y qué es el Niño Interior?

El Niño Interior, desde mi entendimiento, es la parte de ti, la consciente parte de ti que está leyendo este capítulo, la cual existe en tu mente. El/Ella es esa inocente parte de ti que es como un niño, de hecho por eso lo llamamos Niño Interior. El Niño Interior es confiado, amoroso, pacífico y libre. Pero hay otrao lado del Niño Interior. Ese lado es lo que he llamado el Ego. El Ego, para mi, es el lado Oscuro del Niño Interior, y debo agregar tiene un gran valor. El ¿por qué? lo explico a continuación:

El Niño Interior / Ego está a cargo de mantenerte a salvo.

El Ego o el lado Oscuro del Niño Interior, es parte de un grupo de tres. Este grupo de tres es: Tu, el Ser, tu Alma o Ser Superior y tu Niño Interior. Juntos, los tres, se mueven a través de la presente encarnación hacia las metas para el crecimiento espiritual que tu seleccionaste antes de venir a esta vida. Es también mi entendimiento que el crecimiento espiritual es la razón primordial por la cual las almas eligen encarnar.

Dentro de este trío, el Ego es el que cuida de tu cuerpo físico. Donde el Niño Interior es libre, pacífico e inocente, esta parte Oscura, es la que se encarga de mantenerte a salvo del daño. El daño incluye tanto el daño emocional como el físico con el esquema principal de que daño es dolor. Si algo te lastimo en el pasado evita que te vuelva a suceder, no entiende si ahora vives otra circunstancia ó te esta bloqueando lo que deseas, simplemente trata de protegerte.

Por ejemplo: Supongamos a los 5 años de edad fuiste a una alberca, resbalaste en la orilla y la impresión de susto, impotencia y que pudiste haber muerto la graba y te protege de ahí en adelante para que no te vuelva a suceder; pero ahora tienes 40 años y sigues teniendo aversión al agua por esa protección amorosa eterna de tu niño interior que evita que te sientas bien asistiendo a balnearios ó la playa. No razona que te sucedió a los 5 años y que ahora tienes 40 !!

Otro ejemplo es de un amigo que a los 4 años de edad, su mamá hace un comentario respecto al arrepentimiento de “para que lo trajo al mundo”, frustrada por la fallida unión con el padre del niño. El no recuerda concientemente el comentario hasta que en una terapia de regresión regresa a la escena y la revive. Por 45 años no fue conciente de lo sucedido pero su niño interior si registro grabando energéticamente el abandono y falta de amor. Su niño interior para evitar que eso sucediera trabajo protegiéndole con bloqueos en el plano personal, laboral y afectivo para evitar que fuera abandonado. El niño interior no comprende que estos bloqueos generan otro tipo de problemas en la vida de la persona como inestabilidad laboral, relaciones someras, bloquear el poder de la Ley de Atracción.

Como he explicado muchas veces, yo he llegado a entender que el Niño Interior/Ego se ve a sí mismo como el vehículo físico y simplemente como cualquier niño hace todo lo que puede para protegerse de ser dañado.

Se aprende a usar el miedo para protegerse.

Para mí, el Ego es la suma de todos los instintos de supervivencia del Niño Interior. Y creo que sin estos instintos y habilidades de supervivencia, ese niño de 5 años moriría rápidamente , de allí el valor del Ego. En nuestras vidas es el Ego la parte del Niño Interior que nos mantiene a salvo del daño, y en su esfuerzo por protegernos, puede bloquearnos si siente que algo que estamos tratando de hacer puede causarnos un daño. Hay una cosa que el Niño Interior/Ego teme más que a nada... tu rechazo. Verás, el Niño Interior te ve a Ti, el Ser como su Padre/Madre. Como resultado, tu rechazo puede tener un fuerte efecto en él. Sólo piensa ¿cómo te sientes cuando eres rechazado por tu Madre o Padre?

Por eso las gentes con baja autoestima generan un rechazo a su ser y su niño interno con las consecuencia de incrementar el ego y bloquearlos para protegerlos.

¿Cuántas veces te has encontrado viviendo tu vida para complacer a tus padres o para obtener su aprobación de alguna manera? ¿Cuántos de ustedes que leen este material han descubierto a través de su trabajo de limpieza emocional que subconscientemente han tomado las mayores decisiones de sus vidas, como la carrera o la pareja, o a cuál universidad asistir, para complacer a sus padres? ¿Asombroso, no? Bueno, el Niño Interior/Ego hace lo mismo.

El Niño Interior vive para obtener tu aceptación y su lado Oscuro, el Ego, hará cualquier cosa que tenga que hacer para ser amado y aceptado por Ti.

 

¿Cómo rechazamos al Niño Interior?

Lo hacemos a través de:

1. Una conversación negativa con nosotros mismos.

2. Defendiéndote cuando no necesitas hacerlo.

En primer lugar: La conversación negativa con uno mismo daña al Niño Interior/Ego.

Cuando nosotros decimos cosas como "soy un estúpido" ó "¿cómo pude haber sido tan tonto? Nosotros estamos en realidad diciéndole eso al Niño Interior/Ego. Él/Ella escucha esto como "tú eres estúpido" ó "¿cómo puedes ser tan tonto?". Cuando tu eras un niño, ¿cómo te sentías cuando tus padres te decían esas cosas? ¿No era como una cuchillada en tu centro y te hacía sentir poco valioso? ¿Podías sentirte amado por tus padres en esos momentos? ¿Podías sentir que eras aceptado y valioso? Como te sentías entonces es exactamente la forma en que tu Niño Interior se siente cuando usas una conversación negativa contigo mismo. Esto es por lo cual es tan destructivo.

 

¿Qué hace el Niño Interior/Ego cuando usamos una conversación negativa con nosotros mismos?

El o ella buscarán invalidar, bloquear o eliminar la cosa que está causando el dolor y que crea la conversación negativa. Por ejemplo, si tú estás tratando de cambiar de carrera y en el pasado esa selección fue un error y te decías "¿cómo pude haber sido tan estúpido de pensar que podía cambiar de carrera?", el Niño Interior/Ego bloqueará cualquier intento de cambio de carrera. ¿Tiene esto sentido?

En segundo lugar, nosotros herimos a nuestro Niño Interior/Ego cuando innecesariamente nos defendemos a nosotros mismos al enfrentar un conflicto.

Muchas personas se enredan defendiéndose a si mismas, por ejemplo, enfrentándose a defender un derecho. Aquí hay un ejemplo. Mi madre me dijo, ¿cómo puedes ser tan egoísta?", cuando le informé que no iría a casa para Navidad porque había decidido pasar el tiempo con mis amigos. Cuando me defendí le dije "mamá, tu tienes derecho a tener tu opinión". Si yo me defendiera innecesariamente, diría "¡yo no soy egoísta, no hay una ley que establezca que tengo que pasar cada cena de Navidad contigo!". ¿Ves la diferencia?

Cada vez que nos defendemos innecesariamente, estamos tratando de obtener la aprobación de la otra persona y por lo tanto perdemos nuestro poder. También enviamos el mensaje de que ellos están en lo cierto y nosotros equivocados, por lo cual es necesario defender nuestra posición.

Si nosotros estamos realmente parados en nuestra verdad, no tenemos necesidad de defender esa verdad de nadie, ¿no? Cuando nos defendemos innecesariamente, dejamos a nuestro Niño Interior vulnerable para ser atacado. Yo uso la analogía de un Guardia que cuida a un pequeño Príncipe/Princesa en la Torre de un castillo. Hay ventanas en todos los lados excepto en una pequeña área donde está la cuna.

Cada vez que reaccionamos a las acusaciones de alguien, nosotros (el guardián) dejamos al Niño(a)/Niño Interior/Ego y corremos a la ventana por donde el intruso/acusador está tratando de entrar, dejando al niño vulnerable a un ataque. Si permitimos que los otros sientan lo que sea que estén sintiendo, estamos manteniendo nuestra posición/elección y nunca dejamos el lado del niño y lo mantenemos a salvo y seguro.

 

¿Cómo podemos resolver este problema con el Niño Interior/Ego?

Ahora que hemos visto como el Niño Interior/Ego puede bloquearnos y qué hacemos para crear la necesidad del bloqueo, demos una mirada a qué podemos hacer para que el Niño Interior/Ego sea nuestro socio en la vida de todos los días y resolver esto de tal manera que el Niño Interior/Ego deje de bloquear nuestros intentos para comunicarnos con nuestros guías y manifestar nuestros deseos.

1. Reestablezcamos la relación con nuestro Niño Interior/Ego. Cada sociedad es una relación.

Para la mayoría de las personas la relación con el Niño Interior/Ego permanece intacta hasta que alcanzan la edad de ir a la escuela. Desde ese momento en adelante, les fue dicho que no fueran tan imaginativos y se reforzó el lado izquierdo del cerebro por sobre el lado derecho del cerebro. Las recompensas estaban basadas en las habilidades del lado izquierdo del cerebro más que en las habilidades del lado derecho. La información sobre cómo reestablecer esta sociedad puede ser encontrada en el folleto "La Sociedad con el Alma/Ego/Ser".

2. Como en cualquier sociedad, haz y mantén acuerdos con el Niño Interior / Ego así como la forma de trabajar juntos.

Hacer y mantener los acuerdos da la posibilidad de construir la confianza y el entendimiento con Niño Interior/Ego. Ten en mente que para la mayoría de nosotros, esta relación ha sido fragmentada o es inexistente desde hace un tiempo, por lo tanto para reconstruirla debes ser paciente. Una vez que ha sido herido, el Niño Interior/Ego no confía fácilmente aunque quiera hacerlo.

3. Pasa por lo menos 5 minutos al día hablando con tu Niño Interior/Ego. Esto es una de las cosas más poderosas que puedes hacer para construir la confianza y la seguridad.

El Niño Interior/Ego sabe que puede contar por lo menos con 5 minutos de tu atención cada día y encontrarás que él/ella estará más dispuesto a liberar los bloqueos cuando se lo pidas. Si, por otro lado, tú no pasas tiempo con tu Niño Interior/Ego por largos períodos de tiempo, puedes estar seguro que usará todas las herramientas disponibles para evitar que eso continúe. El Niño Interior/Ego quiere hablar contigo y tener tu atención, igual que tu propio hijo.

4. Habla sobre tus deseos y aspiraciones con el Niño Interior/Ego antes de tomar los pasos para que se manifiesten.

Muchos bloqueos ocurren porque Tu, el Ser toma las decisiones sin comunicar estas decisiones con tu Niño Interior/Ego. Parte del amor a uno mismo es amar a tu Niño Interior/Ego.

Si tomamos decisiones que lo afectan sin consultarle, ¿qué amor es ese? Y ten en mente que tu Niño Interior/Ego es el responsable de mantenerte a salvo.

5. Cuando aparezca un bloqueo, ve directo hacia tu Niño Interior/Ego y pregúntale porqué siente que necesita el bloqueo.

Permítele expresar su respuesta a través de sensaciones físicas como dolor en el cuerpo o con escenas y memorias pasadas. El responderá siempre.

El Niño Interior/Ego tiene la memoria de cada vida que has vivido de la misma manera que el Alma/Ser Superior la tiene. Si él cree que estás haciendo un intento por moverte hacia algo que te ha creado dolor en el pasado o quizás la muerte, buscará bloquearte.

El no quiere que te hieran de nuevo. El Niño Interior/Ego no es tu enemigo, él/ella es tu guardaespaldas, así que trabaja con él/ella y no en su contra. Cuando lo haces tu vida fluirá.

Cuando yo explico este concepto y los pasos para trabajar con el Niño Interior/Ego a mis pacientes, ellos quedan maravillados. En todos sus trabajos, ellos nunca habían tratado de hacer al Niño Interior su "Socio". Algunos estaban un poco escépticos pero estuvieron de acuerdo en intentarlo. Una vez que comenzaron se emocionaron mucho al ver que era mucho más fácil manifestar y finalmente fueron capaces de comunicarse con sus Guías. Después de algunos meses me reportaron que la sociedad les había dado una gran sensación de plenitud y satisfacción. Una mujer me dijo "ahora me doy cuenta que mi Niña Interior/Ego es una parte real de mi... ¡me siento muy amada!".

Estas ideas solo nos harán sentir quien realmente somos para abrazar nuestra plenitud. Deseo que pueda ayudarte.

El viaje más largo es el que se hace hacia el interior de uno mismo.

Hammarskjöld.


¿Tu Niño Interior Bloquea Tu Abundancia?


El factor más importante y universal como causa del estrés y enfermedades es la carencia de amor.

Yu Chan.


¿Estás sufriendo de pobreza financiera? ¿Te sientes frustrado(a) después de tantos meses, o incluso años de estar aplicando afirmaciones positivas, visualizaciones y otras técnicas comprobadas, y todavía estás viviendo con lo que percibes de tu sueldo, cheque tras cheque, gastándolo todo sin tener la capacidad de mantenerte a ti o a tu misión? Después de años de estar trabajando con el Niño Interno, he descubierto tres razones por la cuales el Niño Interno puede convertirse en un reto hacia la manifestación de la abundancia económica. Les ruego aplicar su discernimiento para utilizar únicamente lo que tiene resonancia con ustedes y que abandonen el resto.

Tu abundancia está en donde está tu corazón

El universo, ese gran proveedor de todas las cosas, es como el servicio postal, pero más eficiente. Únicamente va a entregar la correspondencia/abundancia a tu caja postal (buzón). El buzón es donde está tu corazón, y tu corazón es donde está tu pasión. Si tu corazón está en situaciones del pasado, ó en tus pensamientos del futuro, cómo es que el Universo va a hacer llegar tu abundancia en el aquí y el ahora.

Tus técnicas de manifestación que trabajes como visualización, afirmaciones positiva, etc…. están trabajando, pero tu abundancia no está siendo entregada a tu buzón en el presente para que puedas hacer uso de ella. Esto significa que la nueva casa, el auto nuevo y ese cheque de la lotería por un millón de dólares han sido entregados a tu buzón en la dimensión en donde tu corazón está situado. Por lo tanto, si tú quieres que tu abundancia te sea entregada en el reino en donde resides actualmente coloca tu buzón y tu corazón ahí mismo".

El Niño Interno está hecho del polvo de la Tierra porque se ve a sí mismo como nuestro cuerpo físico. Él/ella cree que es parte de la Tierra. Así que cuando tú y yo nos resistimos a estar conectados a la Tierra nuestro Niño Interno cree que nos estamos resistiendo a estar con él/ella. Interpreta nuestras acciones como abandono. Cuando esto ocurre, va a tomar acciones para evitar que lo abandonemos; exactamente igual que un niño, temeroso de que el padre o la madre lo abandonen, va a cerrar la puerta con llave o va a hacer una enorme pataleta para evitar que su progenitor lo abandone. Nosotros experimentamos este encerramiento (o el que se haya cerrado la puerta con llave) de varias maneras.

Nuestros cuerpos desarrollan enfermedades o dolor para, de esta manera, evitarnos tener la salud necesaria que nos llevaría a un nivel más elevado de abundancia física y energética.

No reconocemos las oportunidades financieras porque nuestro Niño Interno nos ciega a ellas como una manera de evitar que nos enfoquemos en las cosas que la abundancia crea.

Nuestros esfuerzos para manifestar se nulifican porque nuestro Niño Interno ha colocado un muro a nuestro derredor, bloqueando que llegue el dinero a nosotros.

El Niño Interno no hace ninguna diferencia entre el dinero, la meditación o las personas. Para el Niño Interno cualquier cosa o persona que le roba energía y evita que lo veamos representa una amenaza para su supervivencia. Una vez que comprendamos este concepto, totalmente básico, podemos tomar acciones para evitar que nuestro Niño Interno tenga que recurrir a esas medidas.

En seguida les doy una información general acerca del Niño Interno. Las soluciones—para la abundancia que ha sido bloqueada—se encuentran en estos principios. Es mi gran esperanza que ustedes puedan encontrar su solución y una vez que la apliquen empiecen a experimentar la abundancia financiera junto con el gozo de abundancia del auto-amor que desean.

 

El niño interior

Necesitamos que cada uno aflore, desde lo más interno de su ser, a esa semilla que quedó sembrada desde el momento de su nacimiento, a esa semilla a la que hemos llamado el niño interno y que, a medida que vamos creciendo y adaptándonos a las circunstancias de la vida, va quedando encerrada, ahogada, bajo el peso de una personalidad que se engruesa, se endurece y se vuelve inflexible; esa libertad de soñar y de actuar, sin normas, sin reglas, siguiendo únicamente el impulso del espíritu que alberga, y que a medida que maduramos va quedando limitada, encerrada, canalizada y sujeta a los permanentes juicios de una conciencia que ha sido impuesta por la sociedad.

 

 

 

 
AMESA - Associacio Ment Sana Alcasser (Valencia)