Imprimir E-mail
Lunes, 28 de Enero de 2013 08:35

Inicio \ Cuentos Publicados

Atrás

El Niño Que Hay En Tu Interior - 2ª Parte-

 

Cinco cosas que tu Niño Interno quiere que sepas

1. ¡Soy real! Realmente existo y quiero tener una relación contigo.

Durante muchos años hemos escuchado hablar del Niño Interno y algunos de nosotros hemos pasado tiempo trabajando con problemas para poder sanar las heridas de nuestro pasado Una vez que hemos completado esto nos alejamos sintiéndonos un poco mejor, sin embargo, somos incapaces de sentir ese profundo sentido del auto-amor, esa emoción que está allí cada día como pensaríamos que debería estar. Tristemente, nos damos cuenta que debemos recibir más sanación, que debemos hacer más trabajo y por ello continuamos nuestra búsqueda. Yo fui una de esas personas: me alejé de la terapia sintiéndome un poco mejor, pero todavía adolorida a causa de un vacío que no podía llenar. Concluí que "tú eres el padre de tu Niño Interno y, por lo tanto, necesitas ser paternal con ella de la misma manera que lo serías con un pequeño de carne y hueso. Por lo tanto, te recomiendo pasar por lo menos 5 minutos al día hablándole a tu Niño Interna. Tan sólo 5 minutos al día van a brindarte el auto-amor que siempre has deseado". Cinco minutos al día van a llenar las necesidades de conexión de tu Niño Interno. Al Niño Interno no le importa si tú estás enfocado en otras cosas o en otras personas siempre y cuando esté ella/él emocionalmente satisfecha(o).

2. Yo soy tu cuerpo físico.

Esto sí que fue una verdadera sorpresa. No tenía idea de que mi Niño Interno creyera que el es mi cuerpo físico. Tener este conocimiento me llevó en un viaje de años luz hacia delante en mi sanación emocional, porque ahora entendí la conexión entre mi Niño Interno y mis dolores y molestias físicas. El libro de Louise Hayes "Tú Puedes Sanar Tú Vida” tuvo mucho más sentido para mi que antes. Cuando tomé las probables interpretaciones de causa (origen) que ella había desarrollado para los síntomas físicos y los apliqué a mi Niño Interno, descubrí su lenguaje interno. En otras palabras, nuestro Niño Interno nos habla a través del lenguaje de las sensaciones físicas y emocionales. Tener esta herramienta me permitió comprender finalmente lo que mi Niño Interno estaba tratando de transmitir. Ahora bien, ¿cómo se relaciona esto con que la abundancia esté bloqueada? Si tú estás simultáneamente bloqueado(a) en lo económico y, además estás experimentando enfermedades o dolores físicos, mira esta enfermedad o esta situación de dolor en el libro de Louise; descubre la causa probable y léela como si tu Niño(a) Interno(a) te estuviera hablando.

Ejemplo: problemas en las rodillas... Louise dice que esto representa un ego necio, la inhabilidad de doblarse, miedo e inflexibilidad. Si utilizas el lenguaje del Niño Interno vemos que éste dice: "tengo miedo y estoy tomando la opción de ser inflexible y no doblegarme en mi resistencia al cambio que tú quieres hacer. Y no me voy a sentir seguro cambiando direcciones y voy a continuar resistiéndome hasta que me hagas sentir que esto es seguro para mi."

3. Soy tu socio(a) así que por favor discute todos los cambios conmigo antes de hacerlos y haz que me sienta seguro(a).

En virtud de que tu Niño Interno se ve a él o a ella como tu cuerpo físico y, por lo tanto, como un socio en esta encarnación, él o ella merecen ser consultados antes de que se realicen grandes cambios. Yo no había comprendido esto hasta en medio de una gran frustración, pensé el por qué mis intentos de moverme hacia delante estaban siendo obstaculizados a cada momento. Me di cuenta de que no solamente no lo había consultado (a mi Niño Interno) y no le había preguntado cómo se sentía acerca de estos cambios que tenía yo en mente; tampoco la había hecho sentir segura al crear acuerdos de cómo íbamos a manejar los efectos de este cambio.

Una de las cosas que se nos olvidan al estarnos moviendo hacia el sendero de la vida, ya sea espiritual o no, es que aunque estemos listos para hacer un cambio en nuestra vida, nuestro Niño Interno posiblemente no lo esté. Si él o ella no están listos es porque no hemos discutido con él o ella ni hemos hecho algo similar a "hacer acuerdos" para cuidar el dolor físico o emocional que puede surgir como resultado de este cambio.

Por ejemplo: si decidimos liberar un viejo enojo y hacemos una Limpieza de Hígado para soltar las piedras que están alojadas en nuestro hígado/vesícula, sin hablar de ello con nuestro Niño Interno, y sin hacer acuerdos acerca de cómo vamos a manejar ese enojo una vez que surja a la superficie, él o ella van a bloquear la liberación de esas piedras. He tenido numerosos clientes que han experimentado justamente esta situación. Una vez que dan un paso atrás y hacen los acuerdos necesarios, la siguiente limpieza del Hígado es sumamente exitosa.

Así que lo que estoy diciendo en relación a la abundancia y al Niño Interno es asegurarnos de que vamos a hacer acuerdos con él/ella acerca de cómo vamos a cuidarlo(a) y a nosotros mismos mientras (y después) que el cambio que se requiere se esté haciendo.

4. Es mi responsabilidad protegerte y mantenerte feliz.

El Niño Interno cree que su propósito de existencia es mantenerte a ti seguro(a) y feliz. Seguro(a) significa estar libre de cualquier dolor físico o emocional y feliz en todo momento. Todos tenemos un límite de dolor físico/emocional que estamos dispuestos a sentir concientemente. Inconscientemente le enseñamos ese límite a nuestro Niño Interno. Como resultado, él o ella saben que cualquier cosa que vaya más allá de ese límite, debe hacerse a un lado para que no lo sintamos. Cuando las cosas van bien, eso es muy fácil de hacer, pero cuando el miedo entra en la escena las cosas toman un camino diferente. Cuando estás amenazado(a) de cualquier forma, ya sea física, emocional o mentalmente, el Niño Interno entra en la Modalidad de Superman para poder protegerte.

A veces esto significa que él o ella va a utilizar el miedo como herramienta para mantenerte protegido. En esos momentos él o ella dan un giro hacia su lado oscuro y utilizan las habilidades que se les han atribuido a los chakras inferiores (o masculinos) de protección. Este 'lado oscuro' está aparejado al ego. Cuando aprendí esto de mis guías fue como si me hubieran dejado caer una bomba, nunca hubiera relacionado ni conectado mi dulce Niño Interno con mi ego.

La protección, en el lenguaje del Niño Interno, puede tomar muchas formas. Puede ser una sensación visceral de "cuidado" o "algo no anda bien" con el objeto de cegarte acerca de una oportunidad o, en el otro extremo, desarrollar una enfermedad fatal física, emocional o mental. En el interin se encuentran las adicciones: la depresión (la gran vía emocional de medicación), drogas, alcohol, exceso de trabajo, comida, excesos con el sexo opuesto, etcétera. Herramientas que el ego/Niño Interno utiliza para mantenerte preocupado de manera que no vas a hacer aquello que va a causar, en la mente de él o ella, tu fallecimiento.

5. Lo que piensas acerca de ti, es lo mismo que piensas de mi.

Nuestro Niño Interno escucha todos los pensamientos, siente todas las emociones y cualquier palabra que hablamos acerca de nosotros mismos. Él o ella, siendo un niño narcisista por naturaleza, como cualquier otro niño, cree, por lo tanto, que cualquier pensamiento, sentimiento o palabra hablada tiene que ver con él o con ella. Es por esto que la llave para cambiar nuestra auto-imagen reside en el lugar donde está el Niño Interno.

Hablar con este Niño Interno, a la vez que utilizamos una auto conversación positiva apoyada por acuerdos, y un seguimiento, va a cambiar el auto odio, la baja auto estima y el desmerecimiento del auto amor. Si tu Niño Interno siente que una oportunidad para la abundancia económica va a causarle de alguna manera el que se le culpe, la va a bloquear. Por ejemplo: si tu misión es convertirte en un maestro(a), pero eres un 'facilitador' (le llamamos a esto ser un "cuidador", alguien que rescata a los otros) tu Niño Interno va a bloquear cualquier esfuerzo que hagas para establecer talleres, seminarios u obtener un empleo para trabajarle a otra persona. ¿Por qué? Porque él/ella sabe que tú obtienes tu amor y toda la aceptación hacia ti de manera desproporcionada al dar demasiada energía a los demás—en un intento por realizar tus necesidades—y no dejas la reserva necesaria para ti mismo(a) ni tampoco te das a ti mismo(a) {el Niño Interno} el amor y la aceptación.

De la misma manera, como tienes miedo de ser rechazado si no tienes todas las respuestas o miedo de fallar para llenar las necesidades de alguien más, el Niño Interno sabe que el miedo va a dar como resultado el que tú te sientas culpable. Cuando te sientes culpable, el Niño Interno experimenta esa culpa como si se la estuvieras echando en cara; experimenta ese reproche como un rechazo y un abandono y te bloquea a que consigas lo que tus pensamientos desean.

Como vemos ahora, existen varias cosas que hacemos (de las cuales no hemos estado conscientes) que van a causar que nuestro Niño Interno bloquee nuestra abundancia. Hay muchas más y para determinar cuáles son las que se pueden aplicar a ti en particular, te sugiero más material del tema.

Nuestro Niño Interno, aunque parece complejo, realmente es muy simple, solamente quiere ser amado y sentirse seguro dentro de ese amor; y el amor en el que tiene más interés es el amor que le vas a dar como su padre/madre. Para este fin, el Niño Interno va a mover cielo y tierra para obtenerlo y para conservarlo.

Para terminar, si quieres experimentar una gran abundancia, haz que tu corazón esté conectado con la Tierra. Ama el estar ahí porque cuando amas a la Tierra, amas a tu Niño Interno que cree que está hecho de la tierra y que existe justamente en esa dimensión. No solamente vas a empezar a experimentar abundancia económica, también vas a crear una Red de bonificaciones agregadas del mayor amor que hayas conocido antes.

 

Descubrir y Conectarse Con Nuestro Niño Interior.

La comunicación diaria con nuestro niño interior, el pequeño o pequeña que fuimos, contribuye a nuetro bienestar.

El niño interior es esa parte tuya juguetona e imaginativa, amorosa y espontánea, creativa y amante de la aventura, curiosa, perceptiva, y sin embargo humilde y plena de admiración y gratitud.

El niño interior confía en que tanto la vida como el universo le prodiguen lo que él les pida. Y no se limita a permanecer sentado, sin hacer nada, ya que se halla muy ocupado viviendo la vida y haciendo lo que le proporciona alegría.

El niño interior posee una gran sabiduría.

Él sabe lo que verdaderamente produce deleite.

No piensa en términos de límites y no juzga a nadie por sus diferencias.

El ayer no le provoca arrepentimientos, ni tampoco se preocupa de un mañana que aún no ha llegado.

Por lo menos una vez por semana toma a tu niño interior de la mano y pasatiempo en su compañia.

Hagan algo especial juntos, cosas que te gustaban hacer en la infancia, como comer helado, ir al parque o jugar con tu perro, reir espontaneamente.

Mi niño interior sabe jugar,amar y maravillarse.

Cuando apoyo esta parte de mi se abre la puerta de mi corazón y mi vida se enriquese.

En el niño interior es donde esta el espiritu creativo. Si se ha tenido una infancia dificil es posible que aun rechaces, ignores y castigues ese niño interior que nesecita el amor que le han negado y tu eres la unica persona que puede darselo.

Dile a tu niño interior cuanto lo amas y lo maravilloso que es, dile todo lo que te gusta escuchar cuando eras niña o niño.

Busca una foto de cuando eras niño y dile: "te quiero y estoy aqui para cuidar de ti" si tu niño interior es feliz tu tambien lo seras.

Establece contacto con tu niño interior y habla con el, es necesario convertir en afirmaciones positivas cada negacion de la niñez y aumentar el autoestima.

Deja emerger ese amor que yace en tu interior y sé de nuevo ese niño.

Puede tener una nueva aventura de descubrimiento y volver a jugar con la vida,

¿No te parece divertido?

Liberate del pasado.

Cuando fuiste un niño ¡eras tan feliz! Los niños no tienen que hacer nada para ser perfectos, ya lo son y se comportan como si lo supieran; se saben en el centro del mundo. No tienen miedo de pedir lo que quieren y expresan sus emociones libremente. Se sabe cuando un niño está enojado; de hecho, todos se enteran hasta los vecinos; también se sabe cuando está contento, ya que su sonrisa ilumina la casa. Están llenos de amor, y mueren si no lo reciben. Los niños no soportan la indiferencia ni la soledad, pues los niños aman su entorno y cada parte de su cuerpo, pero cuando crecen aprenden a vivir sin dar ni recibir amor y eso es lo que causa la pérdida de la felicidad en el adulto.

Dime tu infancia y te diré quién eres.

El niño es optimista, ingenuo, dependiente, emotivo, elástico, flexible, jugador incansable, íntegro, espiritual y amoroso. Tú fuiste así. Todos fuimos así. Luego empezamos a escuchar a los adultos que nos rodeaban y les creímos, ahora negamos nuestra magnificencia, nuestra condición de niños y nos llenamos de creencias que lo único que hacen es limitar nuestro desarrollo alejarnos de la felicidad al no poder administrar y disfrutar de los recursos que nos rodean. Ahora usas una máscara para interactuar en la vida, ocultas tu propia identidad por el miedo de ser avergonzado, de ser lastimado nuevamente. Proteges al niño herido que vive dentro de ti, porque no deseas que siga sufriendo; pero aunque tú no lo desees, el niño herido se manifiesta a cada momento y bloquea tu desarrollo y sigues sufriendo. Esa es la razón por la que te recomiendo tomes la decisión de analizar tu infancia y sanar las heridas que ocasionan que actúes de esta manera y que tengas los resultados que ahora tienes en tu vida.

Alguna vez oí "dime qué infancia tuviste y te diré quién eres", y creo que tiene sentido afirmar esto, porque las bases más importantes de tu conducta de adulto se encuentran en la infancia, (aunque posteriormente fuiste añadiendo elementos que te ayudaron a construir tu propia personalidad) y si esta etapa fue tormentosa, tus resultados en la vida adulta lo serán en igual manera. Allí se reflejará la base que tuviste, y eso solamente tú lo puedes remediar.

Sana tu niño interior y comienza a ser libre.

Es necesario e importante entender que la necesidad de hallar al niño en tu interior es parte de un antiguo anhelo humano: indagar nuestro pasado y entender a través de él al presente. Detrás de nuestro pasado personal yace nuestro pasado cultural, conteniendo mitos y en estos mitos, el niño es a menudo producto de la unión de lo humano y lo divino. Es el niño místico el que buscamos. Así como el niño de nuestra historia personal. Se inicia el proceso de cambio rindiéndote a lo que ahora eres y después toma acción en tu vida. Detente un rato y piensa lo necesario que es el recuperar la frescura de la niñez, es necesario empezar a soñar de nuevo en lo que fuimos y en lo que queremos ser. Recuerda aquellos momentos felices de la infancia, el rincón preferido, los juegos, el patio, los animales, las travesuras, las golosinas, las fiestas, los besos de mamá, los paseos con papá; recuerda también los olores de la niñez, los colores de la niñez, el viento cuando aporreaba los árboles antes de la lluvia.

Recuerda los charcos de los patios llenos de mariposas. Trae a tu mente también las oraciones que hacías antes de dormir... ¿no te dan ganas de recuperar esos momentos de tu niñez? Escuché decir que esto es imposible, pero yo te afirmo lo contrario. Es posible sanar a tu niño herido y vivir con él siempre... reconciliados.

Identifica el dolor y desházte de él.

En el rescate del dolor original se pretende experimentar esos sentimientos reprimidos. Es lo que producirá un cambio profundo, que verdaderamente resuelva los conflictos. En otro tipo de cambio, solamente canjeas una compulsión por otra. En cambio en el que te propongo, dejas de ser compulsivo. Es necesario abrazar el dolor no expresado del triste y acongojado pequeño. Este es el sufrimiento legítimo del que hablaba Carl Jung. Solamente sintiendo el sufrimiento puedes dejar de sufrir.

La buena noticia es que el rescate del dolor original involucra el propio proceso de curación de la naturaleza. La aflicción es la sensación restauradora. Nos curaremos naturalmente si sólo se nos permite sentir aflicción. La aflicción comprende toda la gama de emociones humanas. El dolor original es una acumulación de conflictos no resueltos cuya energía ha aumentado con el tiempo.

El niño interior está congelado porque no hubo manera en que pudiera expresar su aflicción. Muchas de las acciones que realizaron tus padres o las personas que te rodearon, y que en realidad crees que fueron justas y necesarias, en realidad fueron abusos.

Vence tus temores y cumple tus sueños.

Si todavía te sientes inclinado a minimizar y a racionalizar las maneras en que fuiste avergonzado, ignorado o usado para que tus padres u otras personas se desahogaran, necesitas ahora aceptar el hecho que verdaderamente fuiste herido por ellos. Algunos de ustedes fueron victimados mediante la agresión sexual, fisica o emocional.

Parece ser que mientras más se abusó de ti, más creíste que eras malo y más idealizaste a tus padres y a otras personas. Todos los niños idealizan a sus padres, así es como aseguran su supervivencia. Esta idealización debe ser derribada. Perdónalos, tus padres no fueron malos, sólo eran niños heridos. Quizá te sientas confundido por lo que has leído, eso es bueno, porque ya estás trabajando tu vida. Al decirte que tus padres tuvieron que ver con lo que eres ahora, no es para que te enfrentes a ellos sino para que los comprendas, pero ante todo, ésta es una gran oportunidad que tú tienes, de comprenderte a ti también. Por favor créeme, la situación en tu vida fue negativa. Tu fuiste herido demasiado no permitiendo hoy día que seas verdaderamente tú. Recuerda cuando te decían "no levantes la voz", "me he sacrificado tanto por ti", "¡cállate la boca!", "¡Come o te lo meto en la boca con embudo!" por mencionar algunas frases que te lastimaron. Poco a poco te fueron cubriendo con creencias que a la larga se transformaron en una gran carga que llevas a cuestas que no te deja vivir adecuadamente.

Date la oportunidad de sanar a tu niño interior y recuperarás la frescura de la infancia, la felicidad que se te ha ido perdiendo con el tiempo y verás la vida como un caleidoscopio. Date la oportunidad de ser libre y amar nuevamente y te sentirás a salvo de este mundo de temores, aflicciones. .. en fin, de esta locura en la que vivimos.

¡Decídete a experimentar la libertad!

Tal vez has sentido la necesidad de ser libre de todas esas limitantes en tu vida que te impiden disfrutar la vida plenamente. Es posible que estés rodeadas de personas que son francas, abiertas y expresivas y quieras dejar a un lado tu timidez y ser más efusiva. Este es el momento de lograrlo.

1. Ponte a cuentas contigo.

Busca un lugar en intimidad donde puedas reflexionar sobre todo lo que ahora eres y no quisieras ser.
Tal vez una persona envuelta en preocupaciones, temores, dudas, miedos, que no suelta el poder, enojona, en fin.
2. Haz un recuento de tu infancia.

Analiza por qué hay determinadas barreras en tu vida o aspectos que te molestan de los demás.
Empieza a recordar momentos en tu niñez en los que pasaste por una circunstancia similar.
3. Identifica a quien te dañó.
Tal vez logres identificar a personas que te hirieron, te ofendieron o te hicieron sentir muy mal y a raíz de eso, tu personalidad cambió radicalmente.
4. Deja atrás tus heridas.

Deténla en tu mente, recrea esa situación y perdona a la persona.
Tal vez no sientas que se lo merezca, pero es la única manera de ser libre. Perdónalo y pronúncialo en voz audible.
5. Atrévete a cambiar.
ompe tus moldes, declara a cada rato que tú puedes ser diferente y comienza a hacer esas cosas que te limitan.
6. Comienza a soñar.
Siendo libre nada te detiene para soñar y lograr las metas que te propongas. Sé visionario y sé feliz.

 

 

 
AMESA - Associacio Ment Sana Alcasser (Valencia)