Imprimir E-mail
Lunes, 04 de Noviembre de 2013 08:28

Atrás

La Asertividad


La falta de asertividad es el obstáculo de las mujeres.

Las mujeres, tenemos muchos y diferentes obstáculos, pero donde coincidimos la gran mayoría es en la falta de asertividad. Esto es por causas culturales y educacionales. A las mujeres se nos educó para complacer a todo el mundo, para decir siempre que sí.

¿Qué es la asertividad? Muchas mujeres ni tan siquiera saben lo que es. La asertividad es esa capacidad de manifestar nuestra opinión de manera educada y pacífica, sin miedo de las respuestas de los demás. Es también saber decir que no, cuando queremos decir no, proteger nuestro tiempo y energías, para que los demás no pasen la línea.

Es muy importante que te entrenes en la asertividad, si no quieres ver como otras personas se aprovechan de tu tiempo y energías, en su beneficio y al final no tienes nada. Tienes miedo de quedar mal, y quieres estar a bien con todo el mundo, pero pagas un alto precio a cambio. Luego podrás quejarte, pero realmente eres tú la responsable, si dejas que otros ya sean amigos o familia, abusen de ti.

Entrenar tu asertividad te va a ayudar a eliminar otros obstáculos como son: El dinero y la gestión del tiempo.

Hoy te voy a dar tres pautas para que comiences a entrenar tu asertividad:

Pauta 1.- Deja de decir sí cuando quieres decir no (ahorrarás tiempo)

¿Te has encontrado en más de una ocasión diciendo sí a algo, cuando realmente querías decir que no? Si eres mujer, estoy segura que esto te ha pasado en más de una ocasión. Y luego o bien debes gastar tu tiempo o energía haciendo lo que no querías, o bien como me pasaba a mí, perdiendo tu tiempo buscando una buena excusa para escaquearte.

Acostúmbrate a decir que no. Los que están a tu alrededor acabarán acostumbrándose. Si alguien se queja por un no tuyo, dile con asertividad, que simplemente no te apetece o no puedes y que te respeten. Es posible que haya algún enfado por esto, principalmente entre tus seres queridos (los amigos normalmente lo asimilan mejor), pero créeme que con el tiempo se acostumbrarán.

Pauta 2.- Aprende a transmitir lo que deseas sin enfados, ni malas maneras

La buena comunicación suele ser la asignatura pendiente de todos los seres humanos, es por eso que luego vienen los malos entendidos y muchos roces.

Siempre creemos que los demás deben adivinar lo que queremos. Cada persona es diferente y tienen maneras diferentes de interpretar las mismas cosas. Con lo cual estaremos cometiendo un gravísimo error, si pretendemos que los demás adivinen nuestros deseos.

Por otro lado tenemos la falsa creencia de que cuando decimos las cosas, ha de ser a las malas. Ahora te pido que cambies todo esto, y procures transmitir tus deseos lo mejor explicados posibles, sin enfados, no hay que esperar a estar enfadada para transmitir lo que queremos a los demás.

Expón los hechos de manera clara y bien explicada, sin presupuestos y partiendo de la base de que estás expresando tus pensamientos y deseos, sin responsabilizar ni culpabilizar a la otra persona.

Acostúmbrate a hablar siempre y transmitir lo que quieres, aunque de antemano sepas que te van a decir que no. Nunca se sabe y el no, ya lo tienes.

Yo misma pude comprobar esto hace muchos años, cuando trabajaba para unos grandes almacenes. Necesitaba unos días libres precisamente para hacer un curso previo para el master de coaching. Esos días coincidían con el inventario del centro (o sea que el no, estaba prácticamente garantizado). Mis compañeras se reían de mí cuando les decía lo que iba a pedir, decían que estaba apañada si pensaba que me lo iban a dar. Pues me los concedieron, por encima de mi propia jefa, ya que fui directamente a los jefes de arriba.

Pauta 3.- Toma consciencia de que eres la única responsable de tu vida

Siempre que decimos que sí a alguien cuando realmente queremos decir que no, lo hacemos por quedar bien. Queremos quedar siempre bien con todo el mundo. Pero esto es imposible, siempre habrá gente a la que no le guste lo que hagas. Haz que si critican al menos te haya valido la pena. Esto es priorizar tus intereses, a quedar bien con los demás.

La gente a la que le dices que sí cuando quieres decir no, no es responsable de tus sentimientos, ni de la consecución de tus metas. Es más, ni tan siquiera le importarán. Si les dejas abusar, lo seguirán haciendo, tú habrás perdido tu tiempo y tus energías, ellos seguirán consiguiendo lo que quieren y seguirán abusando de ti mientras les dé resultado. Y no te servirá de nada culparlos. La única responsable de que tu vida sea satisfactoria, eres tú.

Aprende pues a partir de ahora a decir sí, cuando realmente lo quieres. Marca los límites para que los demás no abusen, sino serás tú la única responsable de no conseguir tus metas. Sé consciente de tu responsabilidad.

Sigue estas estrategias, deja la vergüenza debajo de la almohada y marca tus límites. Ya verás cómo además de conseguir lo que quieres, dispones de más tiempo para ti, tu empresa y así aumentar tus ingresos.

 

 
AMESA - Associacio Ment Sana Alcasser (Valencia)